Blogs

Betty Anne Waters ***

betty_anne_waters_0

A veces las estrellas de Hollywood se esfuerzan demasiado para conseguir sus propósitos. Cogen un proyecto, se encaprichan con él porque huele a premios y se lanzan calle abajo hasta que al final logran ponerlo en pie, esperando que cuando lleguen las nominaciones crítica y público van a volverse locos con la película y van a verse recomendados con nominaciones, galardones o éxito en taquilla. O todo junto. Muchas veces están en lo cierto y tanto esfuerzo se ve recompensado. Pero también hay casos en los que la película pasa sin pena ni gloria por todos los pasos citados y no consigue nada. Algo falla en la fórmula.

Este tipo de proyectos suelen contar con la estrella de turno ejerciendo labores de producción, lo que hace que la película pueda conseguir financiación. De otro modo muchas de estas películas perecerían en el limbo de proyectos que en principio prometen mucho pero nunca llegan a ser realizados. En el caso de Betty Anne Waters era una película que permaneció siete años pasando de mano en mano, siendo cancelada por Universal en 2004 y con financiación independiente encontrada en 2007, cuando Hillary Swank se interesó por el proyecto. Una Swank que vino a sustituir a Naomi Watts, otro nombre de peso interesado en el proyecto.

Es decir, que algo tiene la historia real de Betty Anne Waters para que las estrellas de Hollywood se interesen y deseen participar en ella. Algo deben haber visto entre sus páginas para saltar a por el proyecto e impulsarlo para convertirlo en una película. Quizá son como los tiburones, que huelen la sangre en el agua. Aquí lo que han olido es los posibles premios que podrían recibir si se ponían al frente de una historia llena de humanidad y encima basada en hechos reales.

Una mujer, de clase media/baja, que se encuentra con que su hermano ha sido condenado por un asesinato que nunca cometió. Y lucha contra todos y todo para sacarlo de la cárcel, algo nada fácil que la llevará a estudiar derecho para poder representarlo en un juicio y poder demostrar su inocencia 18 años después de que entrase en la cárcel. Aunque eso le cueste su matrimonio, la relación con sus hijos y todo rastro de vida personal que queda en ella. Con esos mimbres es lógico que cualquier actriz se encaprichase con el personaje central y quisiera interpretarlo. Aunque corra un riesgo que tiene que resultar evidente para todo el mundo involucrado. La película puede convertirse en un telefilm de esos que echan en Antena 3 los fines de semanas a la hora de comer. Una historia televisiva y carente de interés, garra o cualquier rasgo de credibilidad, sólo que amparada por una estrella de Hollywood.

Ese es el mayor pecado de una película que es bastante más que correcta a todos los niveles menos a nivel de dirección, donde la mano de Tony Goldwyn, que siempre será el villano de Ghost por mucho que intentemos olvidar esa imagen y él haga otros muchos trabajos como actor y director. Su papel en el mundo de la dirección se centra sobre todo en televisión y eso se nota. Y eso que intenta casi contar dos películas en una, con un flashback de media hora que cuenta los hechos hasta la decisión de la protagonista de entrar en la escuela de derecho para sacar a su hermano de la cárcel. Pero ese flashback que llega como la historia que Swank le cuenta a su nueva amiga, interpretada por Minnie Driver, es el único (y, la verdad, algo exiguo) esfuerzo por convertir la película en algo más que un telefilm.

No hay ningún tipo de aporte que haga la película visualmente atractiva. Ni en la fotografía, el ritmo, la dirección o cómo nos cuentan la historia. El reto de la tele siempre ha sido encontrar la fórmula para competir visualmente con el cine, cuando sus presupuestos y los plazos son tan breves en comparación con el cine. Por eso, cuando una película parece ni siquiera intentarlo... no es de recibo.

Esa es la mayor losa de la película y lo que, en mayor medida, supone la diferencia entre lo que pudo ser una muy buena película y un sólido drama que no tiene mucho por lo que ser recordado. El director decide dejarse llevar por los actores y el guión. Lo primero es un claro acierto, lo segundo no tanto. Empezando por lo menos bueno, el guión es bueno, sencillo y humano. Pero no es excelente. Son los actores, el reparto, lo que lo convierten en excelente. En un trabajo para recordar.

En ese sentido, cómo no, Hillary Swank hace un esfuerzo magnífico, cargando con el peso de toda la película en sus hombros y dando vida a un personaje que en otras manos hubiese pecado por exceso, llenándose de lágrimas y gestos grandilocuentes. Ella llena el personaje de sutileza, de realismo (ojo a cuando suplica que le den las pruebas del juicio de su hermano o cuando echa a su amiga de casa). En esa sutileza está la belleza de una gran interpretación. Y los demás… lo mismo. Una Minnie Driver que se convierte en el alma de la fiesta, como cuando come nerviosa antes de que les den las pruebas, o un Sam Rockwell cuya primera sonrisa ya define el personaje. Eso sin contar con breves pero muy buenas aportaciones como las de Juliette Lewis, Peter Gallagher o Clea duVall. Su trabajo hace interesante la película.

Y eso es lo que queda al final. Un sólido drama, una historia interesante que no llega a aburrir (no llega a durar dos horas), pero que tampoco va a convertirse en la película de cabecera de nadie porque al guión le falta un pelín de fuerza y al director un poco de garra. Aun así es una película interesante, una buena película que merece la pena que le echemos un vistazo y que, sin duda, mereció mejor suerte en la taquilla.

Lo de los premios… eso se lo dejamos a otros jurados. Pero tampoco vale la pena obsesionarse.

Jesús Usero

 

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

This Browser is not good enough to show HTML5 canvas. Switch to a better browser (Chrome, Firefox, IE9, Safari etc) to view the contect of this module properly

Música de cine actual

Música de cine clásico

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Calendarios estrellas