COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

La Cartelera

load more hold SHIFT key to load all load all

SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Criticas en Cartel

El guardián invisible ***

Interesante propuesta de intriga con aderezo de melodrama familiar.

El guardián invisible es una adaptación de la novela de Dolores Redondo que inicia su andadura argumental sobre las claves de intriga que recuerdan El cebo, un clásico del género dirigido por Ladislao Vajda y coproducido por España, Suiza y Alemania Occidental en 1958, que en 2001 volvería a ser adaptado al cine por Sean Penn con el título de El juramento, con Jack Nicholson como protagonista y la novela La promesa, de Friedrich Dürrenmatt, como punto de partida. Tal y como ocurriera en aquella, una serie de asesinatos en serie de jóvenes perpetrados en el País Vasco pone sobre aviso a la policía que encomienda el caso a la inspectora Amaia Salazar, que para resolver el enigma deberá viajar a la localidad de Elizondo, en la que se crió y donde la espera un doloroso reencuentro con el pasado. La parte de los asesinatos es muy cercana a la trama que nos proponía El cebo. Pero en lo referido al reencuentro con el pasado y la familia –el pasado que vuelve para atrapar a los personajes es una constante esencial en el cine negro clásico y tiene también poderoso predicamento en el relato de intriga policial en general-, El guardián invisible sigue más la pista de la trilogía Millenium y en general los rompecabezas policiales de las novelas policiacas nórdicas que han venido a refrescar el género en los últimos tiempos añadiéndole al mismo un poderoso injerto del melodrama más desgarrado y el zarpazo de lo inquietante. Esa refrescante aportación la encontramos en las obras de Stieg Larsson, Arnaldur Indridason, Henning Mankell, Jo Nesbo, Karin Fossum, Liza Marklund y otros maestros del asunto venidos del frío. Pero a la hora de centrar posibles referentes entre los que se mueve con habilidad El guardián invisible no podemos olvidar tampoco el precedente que tiene entre la novela policiaca española con las intrigas protagonizadas por la subinspectora Norma Forester creada por Teresa Solana o la Petra Delicado que interpretó Ana Belén en las serie televisiva del mismo título y es creación de Alicia Giménez Bartlett.

En El guardián invisible encontramos tres tramas entrelazadas en la mejor tradición de este tipo de novelas policíacas, el caso del asesino en serie por sí mismo ya sería suficientemente interesante para todo buen aficionado al cine de suspense policial. Pero la película revela éste como una puerta a una segunda trama de igual protagonismo en el relato que es donde encontramos la parte más interesante del mismo, y la que consigue despegarse de las claves más tópicas del crimen de psicópata encontrando así una personalidad propia que se construye eminentemente sobre un buen trabajo de su reparto, con Marta Etura luciéndose como protagonista del mismo modo que Elvira Minguez brilla como su contrapartida en clave de antagonismo más emocional que policíaco. De la solvencia que en apariciones breves pero contundentes aportan al conjunto actores de casta como Manolo Solo, Paco Tous, Francesc Orella, Pedro Casablanc y Ramón Barea no hace falta hablar porque afortunadamente podemos disfrutarla cada vez que uno de estos actores se ponen delante de una cámara, sea cual sea su aportación a la trama. Tenemos una auténtica legión de actores capaces de dar credibilidad a cualquier papel de cualquier género simplemente con aparecer en pantalla, y todos los citados forman parte de la misma. Destaco su aportación precisamente porque su eficacia en esta película, a pesar de la brevedad de su aportación, me parece brillante y muy significativa de dónde está la verdadera riqueza de recursos del cine español. Y, hablando de riquezas, excelente el trabajo de localización y la habilidad del director y el director de fotografía para sacarle el máximo partido al paisaje como un personaje más esencial para la trama.

La película tiene sin embargo en mi opinión su flanco más débil en su manera de abordar una trama mitológica de folclore, la del Basajaun, que no resulta tan eficaz como las otras dos tramas principales que he citado anteriormente y en mi opinión las enturbia un tanto. Es la parte más débil de la propuesta sin llegar a ser del todo su talón de Aquiles.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Síguenos en Telegram

Libros ACCIÓN

Síguenos

Formilla Live Chat

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Críticas más leídas

  • 1