COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas en Cartel

El Bar ***

Álex de la Iglesia mezcla surrealismo apocalíptico y thriller asfixiante, en esta excéntrica comedia urbana.

Un cierto aroma a El ángel exterminador, del incomparable Luis Buñuel, cruza por la atmósfera voluntariamente malsana de El bar desde el primer fotograma; mientras los personajes pelean por escapar de un lugar sin salidas de emergencia. Álex de la Iglesia conforma así un guion enclaustrado dentro de una propuesta espartana, compuesta por los mínimos elementos escénicos con los que barajar el misterio que planea en el ambiente.

Al lado de Jorge Guerricaechevarría, el responsable de El día de la bestia imagina una historia plagada de altibajos, y carente de momentos muertos o de estaciones de servicio en las que descansar las neuronas. A modo de filme de hornada catastrofista, el cineasta bilbaíno comienza la película con la presentación de un cuadro de tipos diferentes y totalmente desconocidos, diferentes y vecinos de entornos diferentes de la ciudad.

Estos individuos coinciden por casualidad en un local de la madrileña Plaza de los Mostenses: un sitio de barriada parroquial, regentado por una mujer con malas pulgas y manga ancha para tratar con la clientela. Entre los asistentes hay una chica algo pija, un joven con una extraña mochila a cuestas, un peculiar agente comercial, un policía retirado, un mendigo bastante escandaloso y una ludópata aficionada a las máquinas tragaperras. Sin embargo, y pese a la nutrida concurrencia, nadie sospecha del señor que va directamente a los lavabos, el cual se encierra nada más entrar.

Cuando el día da el pistoletazo de salida, la jornada se pone complicada; al caer muerto por un disparo el primero de los integrantes en abandonar el bar. A partir de este momento, las sospechas y el miedo se adueñan de los individuos resguardados en el establecimiento. Primero intuyen que se trata de un tema de terrorismo; luego, que un asesino está interesado en acabar con alguien del interior; y, por último, descubren un extraño brote epidémico. Cualquier posibilidad puede ser igualmente válida, aunque lo importante es que no pueden escapar de un destino que se les antoja demasiado trágico e inesperado.

Álex de la Iglesia maneja con decisión y maestría las piezas descritas, para configurar una comedia ácida; en la que los diálogos encendidos y las situaciones estrambóticas se suceden a velocidad de vértigo, al tiempo que el espectador va descubriendo las claves suficientes como para desvelar parte del suspense planteado.

En este apartado, el autor de Acción mutante exhibe su particular habilidad para sacar el máximo rendimiento del competente cuadro interpretativo con el que cuenta, y en el que la veterana Terele Pávez vuelve a demostrar que los años no han hecho mella en su calidad dramática. Una aportación que secundan con eficacia y profesionalidad los normalmente sorpresivos Carmen Machi y Joaquín Climent.

No obstante, los papeles de los protagonistas (encarnados con esfuerzo y convicción por Mario Casas y Blanca Suárez) resultan demasiado anodinos, y parecen continuamente activados por el impulso de la incoherencia afectiva. Sensación que potencia el forzado e improbable enamoramiento de ambos, y que contribuye a confirmar el exagerado comportamiento violento de él hacia el mendigo que se postula como antagonista declarado del muchacho.

Irregular en su desarrollo, El bar goza -sin embargo- de la baza casi siempre agradable de ser una locura simpática y singular.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1