COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas en Cartel

Un Hombre llamado Ove ****

Una historia dramática, humana y muy divertida. Una de las últimas nominadas a los Oscars que quedaba por estrenarse llega este fin de semana a nuestras pantallas y lo hace con una más que interesante historia que apuesta por un drama cercano y no demasiado recargado, además de por un humor sarcástico, a veces surrealista, otras con tintes de humor negro, y que nos permite explorar un poco más una filmografía, la sueca, que hemos conocido recientemente sobre todo por su cine de intriga y suspense, sobre todo a raíz de la saga Millenium. No, no es lo único que llega de Suecia, ni lo primero que llegó, pero es cierto que ese género ha llamado mucho la atención en todo el mundo y han sido varios los estrenos recientes en esa línea, en cine y televisión.

Un hombre llamado Ove nos muestra otra cara, otro género, y lo hace con mucha humanidad. La historia de un anciano triste, que parece odiar a todo el mundo, y que tras la muerte de su esposa busca suicidarse para reunirse con ella, como le prometió. El problema es que el mundo que le rodea no está dispuesto a dejarle en paz, pese a que es lo único que él desea, y a cada intento surgen nuevas circunstancias que lo evitan, lo que además le lleva a estrechar lazos insospechados con la nueva comunidad de vecinos que le rodea. Gente molesta, pesada, anodina incluso, que parece no estar dispuesta a que Ove se reúna con su gran amor.

Ahí es donde entra una de las grandes bazas de la película, su humor socarrón y a veces muy negro (ver cómo cada intento de suicidio sale mal es desternillante), pero también con mucha ternura para un personaje que, pese a parecer insoportable (parece un racista, un homófobo, un gruñón…) nunca deja de ser enternecedor, y sorprender continuamente al espectador. Todo lo que Ove emplea son mecanismos para que le dejen tranquilo, pero sus vecinos se empeñan en negárselo. Gran parte de la culpa de eso, además de un guión perfectamente construido, la tiene Rolf Lassgård, quien da vida al Ove en la vejez, y que ha sido el actor que más veces ha interpretado al mítico inspector Wallander.

En su comportamiento, en su mirada, en su transformación, reside la clave para querer a este señor insoportable, algo que se ve perfectamente en su relación sobre todo con Bahar Pars y sus hijas. Una mujer que no está dispuesta a dejarse odiar ni asustar por Ove y que es capaz de ver a través de su fachada. El fantástico ritmo de la película, sus actores, su enorme sentido del humor (la peli tiene las gotas justas de mala leche…) la convierten en todo un descubrimiento, una película humana y cercana que tiene como lastre el tema de los flashbacks (algunos hilarantes, otros innecesarios) y un punto demasiado bienintencionado hacia el final. El resto es una de las sorpresas del año, una muy digna candidata al Oscar de habla no inglesa como ha sido, y una película que seguro hará reflexionar a más de uno sobre la importancia de no aislarnos del resto, pese al dolor. Excelente.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1