COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas en Cartel

Seoul Station ***

Buena precuela animada de Train to Busan. Quizá sea el hecho de haber visto antes la película de imagen real, pero la verdad es que esta versión animada de los hechos que llevan a lo vivido en Train to Busan y que en realidad es una primera parte de la misma, aunque su estreno posterior la convierta en precuela, no llega al nivel de aquella, y carece de su frescura y su impacto emocional. En parte es por el medio en el que está narrada, con mucho ritmo y fuerza cierto, pero la animación no llega a impactar del mismo modo que la imagen real, no en este caso. Y en parte porque los hechos que cuenta, la historia que se nos narra no tiene la frescura que tenía la aventura en el tren. Es más similar a otras películas del género.

No confundan mis palabras iniciales, por favor. Seoul Station es una buena película, simplemente Train to Busan es mejor. Aquí se cuenta en parte el inicio de la pandemia zombie en Seúl, y enlaza directamente con el inicio de la otra película, presentando a varios grupos de personajes que se ven sin querer en mitad de un apocalipsis zombie. Sobre todo tres de ellos, una joven que vive en una pensión, su novio y el padre de la chica que se fugó de casa. Ellos tratan de encontrarla a ella en mitad del caos y tratando de sobrevivir al terrible incidente. Mientras, eso sí, el director y guionista, Sang-ho Yeon, se guarda más de un as en la manga y alguna que otra sorpresa.

Con una duración muy ajustada de poco más de 90 minutos, la película se toma su tiempo en presentarnos la situación y a los personajes, sobre todo aprovechando para hablar de las miserias de una gran ciudad como Seúl, con sus vagabundos y marginados, aquellos que habitan en la estación porque no tienen otro sitio en el que dormir. El inicio de la pandemia los situará en uno de los dos bandos, supervivientes a toda costa, o zombies buscando comida. Sí es cierto que cambian algunos detalles respecto a Train to Busan, hasta en el propio concepto de zombie, pero sigue existiendo esa sensación de que hay algo más que cine de género.

Hay un intento, con una animación efectiva pero muy limitada, de mostrar no sólo sangre, persecuciones frenéticas y acción, sino un análisis más profundo sobre cómo se comporta el ser humano en situaciones límite, algo que muchas veces el cine más convencional o directamente en Hollywood, obvian. Desde traiciones para salvar el pellejo a los actos más estúpidos, pero realmente coherentes, dentro de una situación límite similar. Así, la película es a la vez un gran entretenimiento y un repaso a algunas de nuestras miserias, aunque más cerca de lo ya visto muchas veces en cine y televisión. No aporta nada nuevo, y esa es la gran diferencia con Train to Busan, que lograba darle un nuevo giro de tuerca a la situación. Los fans del género la disfrutarán, como los fans de la animación más adulta. Pero no se convertirá en memorable o indispensable. Buena, directa, entretenida, con mala uva.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1