COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Criticas próximos estrenos

El Bar ***

Álex de la Iglesia mezcla surrealismo apocalíptico y thriller asfixiante, en esta excéntrica comedia urbana.

Un cierto aroma a El ángel exterminador, del incomparable Luis Buñuel, cruza por la atmósfera voluntariamente malsana de El bar desde el primer fotograma; mientras los personajes pelean por escapar de un lugar sin salidas de emergencia. Álex de la Iglesia conforma así un guion enclaustrado dentro de una propuesta espartana, compuesta por los mínimos elementos escénicos con los que barajar el misterio que planea en el ambiente.

Al lado de Jorge Guerricaechevarría, el responsable de El día de la bestia imagina una historia plagada de altibajos, y carente de momentos muertos o de estaciones de servicio en las que descansar las neuronas. A modo de filme de hornada catastrofista, el cineasta bilbaíno comienza la película con la presentación de un cuadro de tipos diferentes y totalmente desconocidos, diferentes y vecinos de entornos diferentes de la ciudad.

Leer más: El Bar ***

El fundador ****

Michael Keaton borda un papel hecho a su medida en una de las películas más curiosas del año.

El fundador es primero y ante todo una crónica muy bien articulada sobre cómo opera el fenómeno de las franquicias tomando como epicentro del relato una de las más exitosas empresas de los Estados Unidos. A través de la historia del fundador de McDonalds, el director consigue levantar al mismo tiempo una ilustrativa crónica sobre la creación de un gigante del capitalismo extendido por todo el mundo, y con ella y sobre todo uno de los personajes más interesantes que ha interpretado Michael Keaton a lo largo de su carrera. El largometraje toma como trasfondo y pretexto la génesis de la empresa de las hamburguesas para profundizar con gran habilidad visual en el conflicto al que se enfrenta el protagonista, que se convierte en metáfora en carne y hueso del pulso entre el éxito y el fracaso que parece pesar permanentemente sobre el capitalismo en general y la sociedad estadounidense en particular. Dos formas de entender el liderato se enfrentan en la película. Por un lado el liderato creativo, eficaz pero privado de la ambición y el hambre inagotable de éxito representado por los dos hermanos McDonaldque piensan y sientan las claves para conseguir el éxito de la pequeña empresa. Por otro el liderato agresivo, arrollador, de apisonadora, de Kroc, que no necesita crear nada para sacarle partido a la idea de otro y perfeccionarla como máquina de hacer dinero con las distintas contribuciones creativas o dinerarias de otros. Ocurre cada día en distintas empresas: unos crean y otros se nutren del talento ajeno, especialmente del de aquellos que carecen de la ambición necesaria para convertirse en depredadores.

Leer más: El fundador ****

Gold ***

Oportunidad de lucimiento para Matthew McConaughey en un papel a su medida.

No me parece buena idea que hayan invocado El lobo de Wall Street de Martin Scorsese como reclamo publicitario para este largometraje que sale mal parado en tal comparación sin ser malo. Es un título interesante, que está más cerca de La gran estafa americana pero no tiene a su favor la clave de protagonismjo compartido en grupo de aquella. Gold es sobre todo Matthew McConaughey entregado a un papel en el que se ha dejado el pellejo y para el que incluso se ha hecho un Robert De Niro en Toro salvaje engordando para ponerse a punto con el personaje real que interpreta.

Lo cierto es que el papel es interesante, y su trabajo es lo que mejor funciona en la película, pero el problema es que se le ve poco arropado por los otros personajes, y no tanto por el trabajo de los actores con los mismos, como porque el desarrollo de guión en el resto de papeles no está bien planteado para proporcinoarle algún relevo o alternativa al actor principal de la trama. Un ejemplo claro de ello es el personaje de la compañera sentimental que interpreta Bryce Dallas Howard, o el socio al que da vida Edgar Ramírez, dos actores que hacen bien su trabajo pero a los que el guión no les da la mínima oportunidad de adquirir entidad sólida capaz de equilibrarse con el personaje y el trabajo un tanto totémico, casi de Golem, de McConaughey. El resultado tiene el aspecto de un monólogo en muchos tramos de la historia, y el ritmo del relato se resiente, y es un tanto errático. Otro ejemplo de ello es el personaje de Corey Stoll, que apenas tiene tiempo para ser algo más que un cameo, y otro tanto ocurre con el personaje de Stacy Keach.

Leer más: Gold ***

Kong: La Isla Calavera ****

La mejor película de King Kong desde la original. Un personaje que desde que se estrenó en cines en 1933 se ha convertido en un icono para el cine, un icono con dos remakes, el último de ellos, el dirigido por Peter Jackson. Es muy difícil revisitar ese personaje sin repetir esquemas previos, y eso es algo que la película de Jordan Vogt-Roberts consigue plenamente. Un viaje a la Isla Calavera en el que no veremos Nueva York, ni una revisión de La Bella y la Bestia, sino un despliegue de cine de aventuras, acción y grandes efectos visuales que por un lado homenajea con brillantez a King Kong y por otro al cine bélico de los 70, con Apocalipsis Now a la cabeza.

No, no estoy comparando Kong con la obra maestra de Coppola, ni mucho menos. Ni en temas, ni en profundidad… Nada tiene que ver. Pero esta película sí ofrece diversos homenajes visuales a aquella y a la guerra de Vietnam en el cine en general. Al cine de los 70 en particular, para ofrecer un espectáculo visual de primer orden, puro entretenimiento que además guarda un par de gratas sorpresas. Desde el diseño de la isla, el propio Kong, los parajes o las criaturas que la habitan (alejándose de los típicos dinosaurios para darnos una nueva serie de monstruos… como esa terrorífica araña gigante), pasando por la propia acción de la película, el tono de la misma, más centrado en Kong casi que en los humanos.

Leer más: Kong: La Isla Calavera ****

La Bella y la Bestia ***

Curiosa adaptación del clásico animado de Disney. Porque de eso se trata esta película en imagen real protagonizada por Emma Watson, de una adaptación de la película animada de los noventa, no de una nueva versión del cuento, sino de una nueva aproximación a lo ya visto en la película que se convirtió en uno de los mayores éxitos de la historia de la compañía y que hasta cambió las reglas de los Oscars (a raíz de su estreno se creó la categoría de mejor película de animación, ya que La Bella y la Bestia fue nominada a mejor película, pero no ganó. Se consideró que las películas animadas, con su creciente calidad, debían tener su propia categoría y ganar un Oscar). Quizá el peso y la importancia de la original son los que limitan el potencial de ésta…

No es una mala película, ni mucho menos. Aunque los puristas y aquellos que aman demasiado la original pueden sentirse dolidos o incluso ofendidos, creo que sin motivo, por esta versión, que es cierto aporta muy poco a la original, pero sabe exprimir la necesidad de que los que eran niños en 1991 cuando se estrenó aquella, lleven ahora a sus hijos más de 25 años después a disfrutar de la magia de Disney. En ese sentido la película sirve como nexo de unión entre ambas generaciones, como puente para que las familias disfruten de la experiencia en salas de cine, algo que ya no pueden hacer con la película animada. Y verla en el salón de casa no es lo mismo.

Leer más: La Bella y la Bestia ***

Land of mine (Bajo la arena) ****

Una buena película de tema bélico que no es belicista ni cae en la propaganda.

El terror de la guerra, mucho más cercano con el tema de las minas, cobra dimensiones de reflexión sobre las consecuencias interminables de la violencia en este largometraje que toma como punto de partida un hecho acontecido en Dinamarca tras el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando un puñado de jóvenes soldados alemanes prisioneros son obligados por sus captores, los daneses, a limpiar las playas de Dinamarca de minas germanas con las manos desnudas. Tremenda historia que ha sido premiada ya con tres premios European Film Awards y que es mi favorita para ganar el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa en la próxima entrega de los premios de la Academia de Hollywood.

Leer más: Land of mine (Bajo la arena) ****

Logan *****

El cine de superhéroes madura con Logan, la mejor película de toda la saga mutante.

Si tuviera que ponerle titular a este texto sería: Superhéroes: mutando con los mutantes. En las últimas semanas las producciones de superhéroes de la Fox están proponiendo la maduración de las propuestas del género superheróico más allá de los límites de clasificación por edades del resto de las propuestas que nos llegan de otros estudios. Y lo aplaudo. Porque es una manera de evitar que el cine de superhéroes se estanque: ampliar el abanico de posibilidades. La propia Fox ya trabajó en ese sentido con Deadpool, la película de Masacre, y en televisión otra serie de Fox, Legión, está llevando la temática superheróica en la pequeña pantalla a nuevas e interesantes propuestas visuales y narrativas que me tiene totalmente enganchado. Ahora Fox persiste en esa apuesta por llevar lo superheroico a propuestas más adultas y cine de más madurez en pantalla grande con Logan, que además, por primera vez, nos trae al Lobezno de las novelas gráficas, a la mejor versión del personaje en las viñetas, saludablemente liberado de las limitaciones que impone el empeño por llegar a público de todas las edades sin que te corte las alas la sibilina censura comercial que domina el cine de acción y evasión de nuestros días. Pero además, la propuesta de Logan hace madurar al propio personaje y su entorno hasta niveles que no le hemos conocido antes en el cine, y con él madura el propio género de superhéroes. No me extraña que algunos hayan pensado en El caballero oscuro después de ver esta película, aunque las comparaciones entre ambas radiquen únicamente en ese empeño por llevar el cine “con” superhéroes, y no “de” superhéroes (creo que ahí radica el acierto de estas producciones), más allá de lo que hemos visto hasta el momento.

Leer más: Logan *****

Zona hostil ****

Buena propuesta de cine de aventuras bélicas defendida muy bien por sus actores y director.

El cine español ya ha demostrado por activa y por pasiva lo bien que se le dan las historias policiales y tiene dominada la comedia, al menos por lo que se refiere a atraer al público a la taquilla. Ahora con Zona hostil demuestra que puede sacar también adelante con mucha solvencia un género más complejo de desarrollar, y no solo por el despliegue de producción que conlleva.

Zona hostil se zambulle con decisión y sin ningún complejo en el complicado género bélico. Complicado porque es un tipo de territorio en el que resulta difícil no caer en la trampa de las etiquetas o el maniqueísmo propagandístico o por el contrario tener tanto miedo de caer en él como para ir en contra de la lógica del propio género y sus personajes. El cine bélico no es fácil, y mucho menos lo es introducir en el mismo el equilibrio necesario como para no imponerle un panfletario y forzado tinte propagandístico de reclutamiento o un antibelicismo que sería contranatura para el género y además quedaría muy falso. Entiendo el concepto de película bélica antibelicista, pero me resulta imposible tragar que pueda existir una película que sea al mismo tiempo bélica y pacifista.

Leer más: Zona hostil ****

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1