COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas próximos estrenos

Fast & Furious 8 ***

Mejor que la anterior entrega, más gamberra y autoparódica, pero sin pies ni cabeza.

¿Qué funciona? Pues lo de siempre, lo que viene funcionando desde la primera, más o menos: acción, acción, acción. Es trepidante como todas las últimas de la saga, incluso demasiado trepidante, porque por mucho que el personal vaya al cine a echarse un rato divertido viendo el circo visual de los coches rápidos y furiosos a todo gas, siempre espera uno que por lo menos le cuenten algo.

¿Qué no funciona? Aquí el guión es la parte más endeble del asunto. Por la vía del espectáculo anda bien servida. Pero el guión parece construido a trompicones, a ideas sueltas, en plan gags cómics enlazados con una trama mucho más minimalista que la de entregas anteriores y que repite los mismos temas insistentemente.

Leer más: Fast & Furious 8 ***

Guardianes de la galaxia vol. 2 ***

Más floja que la primera, sentimentaloide, oportunista, musicodependiente y cansina con sus “mensajes”.

Por supuesto es entretenida y espectacular en lo visual. Pero… ¿Qué paso con el lado más gamberro de Guardianes de la galaxia? ¿Qué pasó con su vitalismo desenfadado? ¿A dónde fue la propuesta de diversión sin complejos? ¿Por qué se han convertido en Moñones de la galaxia? En ésta segunda película los mejores aciertos de la primera están casi desaparecidos, o en fuga, en caza y captura para beneficio de un ejercicio fallido de lo que los gestores del asunto entienden como “profundización” de los personajes pero en realidad es sólo es una acumulación de pinceladas sentimentaloides tópicas que además son bastante simplonas y reiteradamente obvias, además de repetitivas. Naturalmente tiene chistes que funcionan, porque entre otras cosas el guión adolece de unas irregulares de ritmo y a ratos parece construido con retales que se pelean entre sí, pero siempre sometido a un mismo tema: añadir conflictos “familiares” a todos los personajes que luego se solventan de una manera ingenua, simplona. Un ejemplo de ello es cómo se resuelven finalmente los conflictos paternofiliales de Peter Quill con Ego y Yondu, o el conflicto de Gamora con Nebula, o la manera en la que domestican a Mapache Cohete y convierten a Drax en un apunte cómico. Pero lo más descarado es ese empeño en hacer del niño Groot una estrella al servicio de la cual parece estar concebida la película desde el primer momento, con la primera escena de acción desenfocada al fondo y el tema musical de la ELO sonando a toda pastilla. Aviso: el muñeco ya lo tienen vendido desde el final de la primera entrega, cuando lo plantaron en la maceta y se puso a bailotear. No hacía falta insistir tanto. Ya es la nueva mascota de moda incluso antes de que estrenen el largometraje, no hacía falta poner toda la película en el filo de la navaja para vaciar las estanterías de las tiendas de muñecos-Groot. ¡Ya está vendido! Además la manera de venderlo expone desde el primer momento uno de los talones de Aquiles de la película, que es su musicodependencia: las emociones que deberían llegarnos por las imágenes son sustituidas por el camino más fácil de dejar que sean los temas musicales los que se ocupen de darle el tono emocional a todo el relato. El cine recula y deja paso a la música. Claro que la escena funciona. Funciona por la ELO. Lo de menos es el muñeco bailoteando. Y así es como Guardianes de la galaxia 2 cae en la trampa que ya se insinuaba en la primera entrega con la escena del bailecito final, pero aquí se manifiesta totalmente: la banda sonora hace el trabajo que debería hacer el guión. Y si lo dudan, reparen de qué manera solucionan el conflicto emocional de Peter Quill y Gamora, con el baile. En general la presentación de personajes en esta segunda aventura, el planteamiento de sus conflictos, su arco de desarrollo y la resolución de esos conflictos, es muy superficial, simplona, ingenua y más propia de un capítulo de las series de dibujos animados de los personajes Marvel que pasa el canal Disney XD los fines de semana. Vale para esas series, pero se queda muy escaso para un largometraje. El guión es lo más fallido, lo más flojo de la película, y además claramente tiene problemas para una película. Reparen en cómo explican y solventan la subtrama del carácter hostil de Mapache Cohete (y de paso lo convierten en otro peluche) a través de Youndu. La palabra clave, incluyendo al personaje de Stallone, parece ser “domesticar”, “dulcificar”, “descafeinar” a los personajes. El momento “funeral vikingo” puede servir como otro ejemplo de esto que comento: ¿Fuegos artificiales? ¿En serio? Si parece el emblemático sello visual incorporado a la presentación de los clásicos de Disney. Salvo que en los clásicos de Disney es un emblema icónico, y aquí sobra totalmente.

Leer más: Guardianes de la galaxia vol. 2 ***

John Wick: Pacto de Sangre ****

Mejor que la primera y una auténtica escuela de cine de acción con contenido.

Contenido visual y contenido argumental. Espectáculo y entretenimiento acompañado de propuesta estética y de una historia que profundiza en el mundo de los asesinos presentado en la primera película al tiempo que lo amplía en su singificado, buceando claves que progresivamente van añadiendo más riqueza a la trama, en paralelo a sus espectaculares escenas de acción.

Tiene más dinero que la primera entrega. Tiene mejor guión. Más arco de desarrollo para personajes claves y para el universo que nos propone. En ese sentido, hace un trabajo similar al que hiciera en su momento El caballero oscuro respecto a Batman Begins en la trilogía sobre Batman dirigida por Christopher Nolan, es ese tipo de “secuela” que por su calidad y superioridad sobre la película anterior deja de ser contemplada como tal y transforma la primera entrega de la saga en una especie de prólogo introductorio para sí misma. Es un curioso fenómeno en el universo de las sagas del cine que podemos observar también en El Padrino 2 frente a El Padrino 1 y en El Imperio contraataca frente a La guerra de las galaxias.

Leer más: John Wick: Pacto de Sangre ****

La Excepción a la Regla **

Homenaje al cine clásico que se queda algo acartonado. Y mira que el regreso de Warren Beatty delante y detrás de las cámaras apetecía bastante y podía llevarnos a un nuevo clásico moderno, una película diferente a lo que vemos hoy en día en salas de cine, con un reparto espectacular y revisando la historia de uno de los grandes mitos de Hollywood, Howard Hughes, en sus años de declive personal, cuando la enfermedad comenzaba a afectarle seriamente. Todo ello desde el punto de vista de un joven, Alden Ehrenreich, que llega a la empresa de Hughes como chófer y va acercándose poco a poco a la figura de quien fue leyenda en la meca del cine pese a sus muchas extravagancias.

Las aspiraciones del joven conductor se complican cuando conoce a una de las aspirantes a actriz de la productora de Hughes, Lily Collins, a la que suele llevar por la ciudad y de la que se enamora, aunque eso supondría romper una de las principales normas de la empresa, no pueden tener relaciones de ningún tipo con las jóvenes aspirantes. A lo largo de los años veremos cómo esa relación va cambiando según se siguen los sueños y aspiraciones, o según se rompen, en un viaje siempre ligado a la figura de Hughes y sus muchos conflictos internos y externos, debido a las peculiaridades que le provocaba su enfermedad. Algunos adorables incluso (lo del helado) otros completas locuras que ponían en serios problemas a su empresa y a aquellos que le rodeaban.

Leer más: La Excepción a la Regla **

Plan de Fuga ***

Nueva muestra de cine español policíaco entretenido, solvente y muy bien realizado. Un género que lleva un tiempo dando muchas alegrías a nuestro cine, tanto en la taquilla como en la calidad de sus propuestas, que nos ha dado títulos como La Isla Mínima, Grupo 7, Que Dios Nos Perdone, El Desconocido o Cien Años de Perdón, con la que Plan de Fuga comparte muchas cosas, entre otras el hecho de ser policíaco de la variante crook story, en esta ocasión con un peculiar atraco a un banco que nos tendrá en jaque hasta los últimos minutos de la película, porque en Plan de Fuga nada es lo que parece y hay un par de sorpresas de guión que es mejor desconocer y que funcionan muy, pero que muy bien.

Un atracador profesional que de repente se ve envuelto en un robo a un banco gracias a un viejo conocido, junto a un peligroso grupo compuesto de exmilitares de Europa del Este, lo que llevará a un viaje de lealtades y traiciones en el que nada es realmente lo que parece, y en el que las gotas de cine negro se mezclan con el género de robos y el policíaco. La clave está en parte en el guión y dirección de Iñaki Dorronsoro, que llevaba demasiado tiempo sin dirigir nada, tras la más que interesante La Distancia, que era puro cine negro del bueno. Aquí repite algunos de esos esquemas con esta historia en la que también tenemos una variante de femme fatale, o el pasado que vuelve para buscarnos…

Leer más: Plan de Fuga ***

Un golpe con estilo **

Zach Braff firma un remake poco inspirado de la homónima película dirigida en 1979 por Martin Brest. Lo mejor, como en la anterior obra, es su elenco interpretativo.

Michael Caine, Morgan Freeman y Alan Arkin se dan un baño de sobreacutación voluntaria en esta comedia neurótica, donde tres ancianos deciden robar una entidad bancaria. Pese a lo rocambolesco de la propuesta inicial, la rutinaria escenificación del pretendidamente sorpresivo atraco no permite al trío de actores elevar su trabajo por encima de un guion demasiado previsible, siempre pendiente de un rigor moralista que lastra el mensaje delictivo.

En 1979, los excelentes George Burns, Art Carney y Lee Strasberg fueron incapaces de generar una movie con la suficiente pegada dramática; y esas mismas sensaciones de frustración se concitan en el trío de estrellas que completan esta deslucida versión de la historia imaginada por Edward Cannon.

Leer más: Un golpe con estilo **

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1