ACCION últimos números publicados

  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
load more hold SHIFT key to load all load all

Criticas próximos estrenos

Battleship **

5

Battleship es como un tráiler de hazañas bélicas de dos horas y pico con arrollador despliegue visual estilo Transformers.

Somos muchos los que nos preguntábamos cómo demonios iban a poder organizar algún argumento en torno al juego de los barquitos que practicábamos con desigual fortuna siendo chavales, armados únicamente con un lápiz y una hoja cuadriculada, generalmente en el momento más soporífero de la clase de matemáticas (seamos sinceros: ¡que levante la mano el que haya tenido un profe de matemáticas que le hiciera amar esa interesante asignatura y le damos un pin al más suertudo del planeta!). Luego, claro, suspendíamos las matemáticas. Mi asignatura más odiada. Así me va en lo económico… Pero esa es otra historia.

Volviendo a Battleship y el juego de los barquitos, si todo se hubiera quedado en un papel cuadriculado y un lápiz y los barquitos repartidos estratégicamente, la cosa no habría dado para una película. Pero si incorporamos a la fórmula a la firma juguetera Hasbro la cosa cambia. Porque Hasbro parece empeñada en aprovechar la ocasión y sus líneas de juguetes para abrirse paso en la industria del cine y ponerse tras la pista de la editorial Marvel y su explotación de sus personajes de cómic. El desembarco de la juguetera en la pantalla grande tuvo sus dos primeras cabezas de playa con Transformers y G.I. Joe, y ahora hasta su versión del juego de los barquitos de toda la vida, que en las tiendas de juguetes españolas creo recordar que se bautizó como Hundir la flota, o algo por el estilo, es su tercera andanada de juguete transformado en ficción cinematográfica.

Así que sí: se puede escribir un guión para una película sobre el juego de los barquitos, y el resultado es Battleship, una película larga que pasa de las dos horas y que a pesar de algunos momentos ciertamente chirriantes, se me ha hecho más corta de lo previsto. Incluso me ha convencido más que las dos primeras entregas de Transformers. Quizá porque aquí no hay robots gigantes transformándose en camiones y furgonetas varias (¿había un robot transformado en carricoche de helados en alguna o lo he imaginado en mis pesadillas sobre el particular?). O quizá porque tiene muchos elementos de la ciencia ficción militarista que me gusta leer de vez en cuando sobre personajes como Miles Vorkosigan, protagonista de las novelas de Lois McMaster Bujold, la heroína de la space opera Honor Harrington, de las novelas de David Weber, el capitán John Black Jack Geary de la saga La flota perdida, de Jack Campbell, o el guardiamarina Seafort de las novelas de David Feintuch… entre otras.

Digo esto para que quede claro que la fórmula de ciencia ficción militarista aplicada al argumento de Battleship no despierta rechazo alguno en quien esto escribe. Antes al contrario: el militarismo aplicado a la ciencia ficción no me molesta en absoluto, de hecho creo que forma parte de una curiosa manera de exorcizar miedos y fantasmas político sociales que aquejan a la sociedad norteamericana de nuestros días, así que me ofrece la oportunidad de ver plasmados en pantalla todas esas cuestiones y de paso entretenerme con algunos momentos de acción. Por otra parte militarismo había, y mucho, en el ciclo de la caballería de John Ford, y no por eso pone nadie en cuestión joyas del cine como Fort Apache, La legión invencible o Misión de audaces. De hecho la última entrega de Star Trek dirigida por J.J. Abrams tenía también algunos elementos de ciencia ficción militarista muy claros que vuelven a aparecer en Battleship, como el protagonismo del joven alocado pero líder nato que encuentra su “camino” y la manera de honrar a su familia ejerciendo como héroe en el seno del ejército, que se convierte en su otra “familia” (el concepto de ejército y familia está en John Ford repetido hasta la saciedad). Que de ese modo el alocado del principio se convierta en un hombre ponderado, equilibrado y respetable me parece más de ciencia ficción que la hipótesis de una invasión extraterrestre, pero eso es otro asunto.

De manera que, insisto, el militarismo de película de reclutamiento más bien descarada, así estilo Top Gun u Oficial y caballero que luce Battleship, ya saben: prota gamberrete y alocado encuentra churri macizorra y se pone el uniforme para conseguirla, no me molesta en exceso, quizá porque siempre me río mucho viendo a Clint Eastwood en El sargento de hierro, no me trago nada de lo que me cuentan este tipo de fórmulas argumentales y para su tranquilidad les aseguro que por muchas películas bélicas de propaganda que haya visto y mucha churri macizorra que me incluyan en la ecuación nunca se me ha pasado por la cabeza apuntarme a la Legión Extranjera o similar. Mi escepticismo me lo impide. No cuela. No me lo trago. Y como afortunadamente a mi familia la tengo en casa, no tengo que ir a buscar sucedáneos en un cuartel.

Dicho todo lo anterior, la verdad es que Battleship tiene momentos muy entretenidos y alguna que otra aportación que me ha divertido mucho, como esas ruedas alienígenas de metal destripadoras de todo lo que pillan a su paso (no me vendrían mal un par de esos bichos para abrirme paso en las procelosas aguas de la vida cotidiana), o esa manera de traducir al cine con los destructores proyectiles extraterrestres la fórmula de letra y número -D4… tocado… D5, D6,D7… ¡hundido!- que tanto nos divertían siendo chavales (lo confieso: me encantaba el juego de los barquitos, aunque pase de lo militarista olímpicamente).

Lo que no aguanto de la película, quizá porque no soy norteamericano, sino español, por la gracia de Dios, es ese descaro en meter la propaganda patriótica en el argumento poniendo en riesgo la propia credibilidad de la historia, algo que nunca hizo John Ford, algo que Clint Eastwood supo revestir de autoparodia y sentido del humor en El sargento de hierro, algo que en las novelas de ciencia ficción militarista más logradas suele estar convenientemente revestido de una tajante profilaxis en lo que a identificación de los personajes con un país concreto real y actual se refiere. Porque, miren ustedes, héroes con y sin uniforme los hay en todas partes y debajo de cada bandera que ondee al viento, tenga barras y estrellas o colores en rojo y gualda, como la bandera española, por poner un ejemplo. Pero ese panfleto de resurrección del acorazado USS Missouri y sus veteranos, derrapando entre las olas como la motocicleta del Motorista Fantasma para salvar el mundo a los acordes de una banda sonora en la que brillan, como no podía ser menos, las aportaciones de AC/DC, se me ha hecho particularmente difícil de tragar. Igual si fuera norteamericano lo vería de otro modo, pero ya digo: soy español, por la gracia de Dios. Y no cuela el alarde patriotero y la entrega de medallas a los veteranos.

Así que vale: es entretenido ver cómo los alienígenas vuelven a invadir otra vez el planeta y los norteamericanos salvan por enésima vez el mundo, pero el guión es demasiado obvio como producto de reclutamiento y el desarrollo de personajes es mínimo, esquemático. Eso por no hablar de que podrían haber sacado mayor y mejor partido a los invasores propiamente dichos, en lugar de encelarse tanto con el despliegue visual dedicado a sus máquinas –imagino que lo han hecho movidos por la necesidad de replicar la fórmula de la saga Transformers que tanta pasta ha dejado en la taquilla-, además de no aprovechar la presencia de Liam Neeson en el reparto.

Battleship es como un largo tráiler de dos horas y pico, trepidante, visualmente entretenido, brillante en sus efectos visuales, pero que no llega a cobrar entidad sólida como película, desplegándose sólo como un espectáculo de acción continua. Eso sí: aviso que hay una secuencia final después de unos largos títulos de crédito.  

Miguel Juan Payán

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

This Browser is not good enough to show HTML5 canvas. Switch to a better browser (Chrome, Firefox, IE9, Safari etc) to view the contect of this module properly

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Calendarios estrellas

Críticas más leídas

  • 1