COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas

La gran muralla ***

Entretenida y eficaz película de aventuras visualmente espectacular.

Aunque está por debajo de otros empeños dirigidos por el gran Zhang Yimou, al que se deben películas como Hero, La casa de las dagas voladoras y La maldición de la flor dorada, que podríamos calificar como las más cercanas a este trabajo, dado su carácter épico, y a pesar de que, obviamente, está jugando en una liga distinta a la de sus interesantes propuestas del principio de su carrera en Sorgo rojo, Semilla de crisantemo y La linterna roja, que sin duda están entre lo mejor y lo más destacado de su filmografía y constituyen un abordaje esencial del tema de la mujer en China, nadie puede poner en duda la eficacia de La gran muralla como vehículo de entretenimiento para todos los públicos. Lo que ocurre es que se aprecia en ella cierta tendencia a ahogar el talento visual y los recursos estéticos y narrativos habitualmente exhibidos por el director y sin duda también presentes en muchos momentos de esta película, con el despliegue de efectos visuales por ordenador.

En todo el largometraje hay un duelo visual entre la belleza plástica de la épica que ya conocemos en la filmografía de Zhang Yimou, por ejemplo en la secuencia del funeral del guerrero, y el habitual despliegue de animación por ordenador que acaba por generar una tensión excesiva en el conjunto, de manera que este queda atrapado en una irregularidad de ritmo provocada por la convivencia de ambas propuestas.

Digamos que al Yimou de Hero, La casa de las dagas voladoras o La maldición de la flor dorada, se le atraganta un estilo de fantasía más occidental, apresurado en exceso en su resolución de algunos momentos épicos, que está más cercano al lenguaje del videojuego que al despliegue más pausado de la plástica épica manejada habitualmente por el director. Ello sin duda ha contribuido a defraudar a quienes esperaban un trabajo más Yimou, en lugar de una propuesta en clave blockbuster.

Otra tensión en la película es meramente visual: los paneos de todo tipo, con la cámara recorriendo el ejército que protege la muralla, entra en colisión con las escenas de matanza de bichos, que son muy divertidas, pero en las que el efecto especial, si bien añade espectáculo visual en clave de videojuego, resta al mismo tiempo épica visual en clave de lenguaje cinematográfico.

Algo parecido puede decirse de las secuencias de combate de los protagonistas, con Damon, el actor que se mostró poco partidario del cine de superhéroes, personificando una especie de combo ente el Capitán América, lanzamiento de escudo incluido, y arquero en plan Ojo de Halcón. La forma se superpone al fondo y la acción espectacular, respaldada por efectos visuales, se come a los personajes.

El resultado es un Zhang Yimou en clave blockbuster, eficaz y entretenido y eficaz pero muy condicionado por el despliegue de efectos visuales y con un guion que no tiene demasiado desarrollo de personajes y conflicto porque aspira a poco más que ser un pretexto muy funcional para poder poner a los héroes a pelearse con los bichos. Prueba de ello es como desperdicia el personaje de Willem Dafoe, o con qué prisas se saca de encima el conflicto entre los dos amigos, en el cual, dicho sea de paso, es más interesante el personaje de Tovar interpretado por Pedro Pascal, que el del propio Matt Damon, muy previsible. De manera que las partes de diálogo se quedan tópicas y flojas, aunque las partes de acción funcionen muy bien como entrenamiento en clave de aventuras fantásticas de tono adolescente.

Miguel Juan Payán

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1