Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Que se mueran los feos ***

27 Abr 2010


Hace justamente dos años, una comedia española se presentó en la cartelera revelándose, en mi opinión, como la gran sorpresa del año. Fuera de Carta era la primera película de Nacho García Velilla, experimentado realizador televisivo que reclutó un destacado reparto encabezado por Javier Cámara, en el papel de un cocinero gay que debía de pelear por la custodia de sus hijos. La película tuvo su público, aunque no pasó de ser una cinta española sensiblemente mejor considerada que la media, teniendo en cuenta que se trataba de un producto alejado de los nombres consagrados e intocables de siempre, los Almodóvar, Amenábar o de la Iglesia. Y logró únicamente dos nominaciones a los Goya (para Javier Cámara como actor principal y Fernando Tejero como actor de reparto), confirmando la tendencia que indica que la comedia siempre es peor tratada en las entregas de premios.

El director repite ahora con Javier Cámara como protagonista, en Que se mueran los feos, otra comedia de acertado y ajustado cásting, que abandona la sofisticación de la nouvelle cuisine presente en Fuera de Carta para adentrarse en esa España agreste que tan bien suele funcionar como vehículo transmisor de carcajadas. Y es que, no lo neguemos, el paisano, el pueblerino, con sus quehaceres primarios, sus fincas y sus granjas, puede ser fuente de risas si la comedia que protagoniza cumple unos mínimos de estilo y guión.

Estamos, por tanto, ante una comedia rural, un vodevil típicamente español aderezado por el buen trabajo de un grupo de intérpretes que se bastan para hacer que la cinta nos interese y no caigamos en el aburrimiento. Son los actores y actrices los que levantan un guión repleto de tópicos agrícolas, personajes estereotipados y tramas mil veces vistas. Tenemos una historia de feos enamorados del amor, más que de las personas, gentes que tristemente ignoran la grandeza de ese sentimiento porque su físico nunca se lo ha permitido, lo que nos lleva  a pensar en el terrible drama que la película esconde tras su fachada de simple comedia de gags físicos y freaks de populacho. Quitemos a Cámara, a Tristán Ulloa, a Ingrid Rubio, a Carmen Machi o al maestro Juán Diego y la película sería distinta, y, sencillamente, mucho peor.

fotograma-de-que-se-mueran-los-feos

Lo de Javier Cámara es una nueva demostración de que es uno de los mejores actores de nuestro país. Y quien diga que se repite con papeles como éste (ciertamente muy en la línea de los que suele interpretar), que recuerde su trabajo en cosas como Hable con Ella. No es justo considerarle como un comicastro, ya que es mucho más que eso. De hecho es tan buen actor que es probable que algún día llegue a la grandeza de un Juán Diego que no entiende de papeles menores, ni de géneros menores. Su personaje de Auxilio es una delicia berlanguiana que aparece como el motor de la historia, casi como la conciencia de unos protagonistas hastiados del corsé que supone ese pueblo pequeño de esa España profunda...

Ingrid Rubio, Julián López, María Pujalte, Carmen Machi....hasta Hugo Silva resulta convincente en su papel de canalla con buen corazón. Y al lado de tan competentes intérpretes, un puñado de gags hilarantes y situaciones cómicas, que no alcanzan la frescura de Fuera de Carta, pero que han de garantizar un aceptable resultado económico para una industria como la nuestra, tan necesitada de esos éxitos.

Cinemaniablog_feos_04

Que nadie busque diálogos ácidos y talentosos, ni humor inteligente. Tampoco encontraremos encuadres magistrales ni travellings rotundos. Esto es puro cine palomitero, en clave de comedia, que además sigue con esa tendencia tan marcada en los últimos tiempos en nuestro cine de ganarse al público que compulsivamente se sienta cada noche delante de la televisión para seguir esas series españolas tan exitosas, contando con los mismos intérpretes que las protagonizan. Pero aquí, afortunadamente, tenemos algo más que un puñado de rostros populares.

Que se mueran los feos no es alta comedia, sino una muestra más de un género que desde siempre ha funcionado bien en nuestro país. Podemos remontarnos al landismo, a Berlanga e incluso a Azcona o Cuerda. Sonrisas inocentes y frívolas que nos llegan desde los pueblos, los campos, las granjas y los tractores de este país nuestro. Y es que España también es esto...

Santiago Vázquez Gómez.

Last modified on Miércoles, 28 Abril 2010 00:10
Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.