Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Es distraída, pero las purgas están ya agotadas. Estamos todos purgados.

Cierto cansancio se detecta, y es comprensible, en esta última entrega de la saga de La purga, que en mi opinión es claramente inferior a las anteriores y pura explotación de la fórmula con pocas ganas de innovar algo o añadir una nueva mirada al asunto. Eso ha sido una sorpresa en negativo, porque visto que se ponían en la clave de hacerse una precuela y regresar a la Primera Purga, pensaba que era con la intención de darle otro sesgo al asunto y sacar los argumentos del ciclo repetitivo de las entregas anteriores, pero no. Es justo lo contrario.

Desaprovechan la posibilidad de entrar en los orígenes del asunto a fondo, se quitan de encima precipitadamente y con una pincelada la subtrama conspiranoica de eliminación de las capas más necesitadas de la sociedad a manos de los más adinerados y la imposición de un régimen dictatorial criminal. Hacen que la psicóloga arquitecta del asunto, interpretada por Marisa Tomei, tenga curiosas perspectivas de desarrollo como personaje inicialmente como epicentro de esa posible subtrama de conspiración e intriga, pero luego se sacan ese personaje de encima de manera precipitada, desaprovechándolo. Ocurre lo mismo con el personaje del inquietante Skeletor, presentado desde el principio, en las entrevistas iniciales, como antagonista eficaz para el tipo de producto de acción y evasión con violencia que nos proponen. Pero luego, tras usarlo esporádicamente en el primer acto y en el principio del segundo acto, hacen que desaparezca de casi todo el resto de la película, rescatándolo al final, casi con calzador y como deus ex machina, con una resolución de su arco bastante precipitada y plana, sin sacarle todo el jugo. Y, hablando de jugo, ninguno de los protagonistas tienen jugo, ni carisma, ni siquiera el que tenía el protagonista de las dos entregas anteriores. Aquí sólo hay acción, repetitiva de muchos planos, situaciones y personajes que reiteran lo visto en las purgas 2 y 3, y totalmente lejano al tono más de intriga inquietante que tuvo la primera entrega de la saga, de la que esta sobrexplotación está cada vez más lejos.

Ese cansancio por reiteración de propuestas ya vistas, su falta de sentido del humor –excluyendo los chistes escatológicos de la vecina, que no funcionan-, y su nula capacidad para autoparodiarse a estas alturas de la saga, hacen que esta entrega sea de las más flojas y tenga el final más tontorrón de todas las entregas hasta el momento.

Por otra parte, el papel del traficante de drogas convertido en héroe contra pronóstico está inspirado claramente por los veteranos héroes del cine de blaxploitation de los años setenta, pero claramente no es ni Shaft ni Luke Cage. Es un esbozo, como un recortable primario, sin relieve, de esquemas y conductas vistas cien veces en las purgas pero sin llegar a contar con la entidad para liderar un vehículo de acción, por mucho que intente replicar, aparentemente, a Wesley Snipes.

Recursos argumentales y de propuesta muy limitados en la purga más floja de todas.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Modificado por última vez en Miércoles, 04 Julio 2018 19:49
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.