Tu revista de cine y series

ACCIÓN. Tu revista de cine y series

La maldición de la película de El Quijote continúa persiguiendo a Terry Gilliam

Desde que Terry Gilliam intentó por primera vez en el año 2000 llevar a cabo su película sobre Don Quijote, el ex de los Monty Python ha tenido que abandonar el proyecto hasta en ocho ocasiones por diversas circunstancias. Su primer intento tuvo lugar en Navarra, con un presupuesto de 32 millones de dólares y actores de la talla de Jean Rocheford, Vanessa Paradis y Johnny Depp. A partir de ese primer rodaje, el director se encontró con otros problemas que frustraron su ilusión de trasladar al mítico personaje de Cervantes a la gran pantalla. La experiencia sirvió para que Keith Fulton y Louis Pepe retrataran en su documental Perdidos en la Mancha la particular odisea de Gilliam, que tuvo que hacer frente a una brutal tormenta en las Bárdenas que provocó una inundación que destruyó todo el equipo de rodaje, al ruido de los caza F-16 españoles que dificultaban el registro de sonido, a la falta de presupuesto o enfermedades de algunos actores, como la doble hernia discal que sufrió Jean Rocheford cuando cabalgaba a Rocinante. Todos los elementos parecían ponerse en contra para que finalmente no pudiéramos disfrutar de su particular visión del hidalgo más famoso de la historia de la literatura.

El año pasado el director británico consiguió tener la suerte de cara y pudo terminar el rodaje de la película que el próximo 1 de junio llega a los cines, El hombre que mató a Don Quijote, para la que contó con Jonathan Pryce como Don Quijote y Adam Driver en el papel de Sancho Panza, Paulo Branco como productor y un trato con Amazon que garantizaba la distribución de la película en Estados Unidos. Sin embargo, la maldición de la película ha vuelto a hacer acto de presencia y el pasado fin de semana el director sufrió un derrame y días después recibió la noticia de que Amazon no se encargaría de la distribución. Para más inri, la película se estrena el próximo 19 de mayo en Cannes envuelta en polémica debido a que el exproductor de la misma, Paulo Branco, ha denunciado su exhibición porque considera que “viola los derechos de difusión de la obra”, asegurando en un comunicado que "Cannes no está por encima de la ley" y que la "virulencia y agresividad" no cambiarán nada, señalando además que ya hay tres decisiones judiciales que le favorecen y que reconocen a Alfama Films como propietaria de los derechos de la película.

Los productores españoles de la película que sustituyeron a Branco, Gerardo Herrero y Mariela Besuievsky, han aclarado en un comunicado que el conflicto legal entre el productor y el director Terry Gilliam por los derechos de su anterior proyecto no tienen nada que ver con la propiedad de los derechos de El hombre que mató a Don Quijote. Los productores añaden que las acusaciones que ha lanzado Branco, que abandonó la película antes de comenzarla por no encontrar financiación, son falsas y que los derechos pertenecen a los productores actuales, además de que ningún tribunal ha dictaminado que no se pueda estrenar. Con el estreno de la película en diversos festivales de prestigio, los productores consideran que se trata de una maniobra para extorsionarlos y perjudicar a la película. Finalmente, la disputa por incumplimiento contractual de Paulo Branco con Terry Gilliam será resuelta por el Tribunal de Apelaciones de París el 15 de junio. Todos estos problemas y conflictos legales no pueden desviar la atención de lo verdaderamente importante: el estreno de la película con la que Terry Gilliam llevaba años soñando.

Alejandro Gómez

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCO

Lo más popular

Libros ACCIÓN

COLABORADORES

LECTURA FÁCIL

Formilla Live Chat