Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Los Becarios ***

Más que simpática comedia veraniega que toca la crisis. En esta ocasión lo hace desde el punto de vista de dos cuarentones medio acabados, expertos vendedores cara a cara en un mundo completamente digitalizado. Obsoletos, perdidos vendiendo relojes cuando ya nadie los usa y todos miramos la hora en el móvil (muy bueno el chiste con la secretaria). Gente que ve cómo han perdido el tren de las nuevas tecnologías, ese monstruo indispensable para trabajar hoy en día pero que, tal y como andan las cosas, no termina de garantizar nada, mucho menos cuando la competencia es tan exagerada. Pero también nos recuerda, acertadamente la película, que sin personas no hay negocios ni trabajos. Que la clave, al final, está en defender tu trozo de trinchera con tus armas y tus compañeros. Y que un ordenador no siempre te soluciona las cosas.

Dos vendedores de toda la vida ven como su empresa cierra y pierden su empleo y su vida en el proceso. Prácticamente acabados, aceptando trabajos de poca monta, los dos se lanzan a la aventura más descabellada. Conseguir ser parte de una beca en Google. Un trabajo de verano, una competición a muerte en la que sólo los ganadores obtendrán un puesto en la empresa. Y, sí, vale, durante una parte de la película nos encontramos con un anuncio de Google de dos horas de duración. Pero si rascamos un poco la película tiene mucho más que ofrecer.

Sorprende no sólo porque sea un buen bálsamo en los tiempos que corren, porque hace reír más de lo esperado (admitámoslo, mucha gente ya no soporta ni a Owen Wilson ni a Vince Vaughn y sin embargo aquí están perfectos en su papel y divertidos la mayor parte del tiempo). La historia nos presenta al típico grupo de descastados y frikis que acaban juntos por casualidad (casi más interesantes ellos que los protagonistas, muy cuidados los secundarios. Y también muy divertidos) y que deben limar diferencias y aprovechar sus virtudes. Aprender juntos, luchar juntos, defender el corral juntos. Como en cualquier empleo o casi en cualquier empleo.

Y sobre todo funciona la comedia, te ríes, porque tiene ironía y ciertas dosis de mala baba (los adultos rodeados de jóvenes que creen saberlo todo, el partido de quidditch, la fiesta nocturna, los chistes a mala fe sobre gordos…) que te hacen reír y sonreír sin problema. No, no es una gran comedia ni lo pretende. Es efectiva, honesta y funciona. Es sólida al crear sus personajes, cosa poco habitual en el género, y tiene más miga de la que parece. Sí, podían haber aprovechado un poco más el personaje de Jessica Szhor, que aparece poco y casi como florero (una pena, esa chica es más que una belleza), y quizá el tema con Rose Byrne ande forzado, además de que sabemos qué va a suceder a continuación en cada momento. Pero ese aire de fórmula y la larga duración se le perdonan por el respeto que siente por sus personajes y el espectador. Por su humor y a veces su cinismo. Porque funciona, divierte y entretiene. Mucho más de lo que pueden decir otras.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Jueves, 04 Julio 2013 11:50
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.