2 Guns ★★★★★

Septiembre 20, 2013

Crítica de la película 2 Guns

2 Guns, Posiblemente la mejor y más divertida película de acción policial que he visto este año.

Baltasar Kormákur es un director al que le sigo la pista desde que vi Verdades ocultas, y que ya demostró su capacidad para adaptarse a las exigencias del mercado americano dirigiendo Contrabando. En mi opinión con su trabajo de adaptación de la novela gráfica al cine en 2 Guns demuestra que es uno de los valores en alza entre los narradores del género policial del cine de nuestros días. Además 2 Guns confirma lo que ya se anunciaba en sus largometrajes anteriores, que entre sus cualidades se cuenta la capacidad para desatascar el género de acción policíaco de sus tópicos y reiteraciones y renovarlo con una mezcla cool de estilo setentero bien combinada con una puesta en escena más actual y trepidante. Como ocurría en el cine de los setenta, su principal herramienta, su mejor efecto especial, el mejor resorte para hacer funcionar el guión, son los actores. La química entre Denzel Washington y Mark Wahlberg es como la de una pareja de baile bien conjuntada, una especie de Fred Astaire y Ginger Rogers del cine de acción que ha reescrito las normas de las buddy movies para poner al día este tipo de tramas con renovada vitalidad y sobrados recursos. Una química que se advierte desde la primera secuencia de la película y que automáticamente te engancha como espectador esperando qué es lo próximo que les va a ocurrir a esos tipos. Es el mismo efecto que tenían los grandes clásicos del cine policial de los sesenta y setenta, y ambos actores demuestran la misma eficacia para engancharnos  a la trama que en su momento tuvieron los grandes astros del género, los Lee Marvin, Clint Eastwood, Charles Bronson, Steve McQueen, etcétera. Esos dos tipos ya te caen bien desde que los ves salir del coche y deambular por la cafetería: te caen bien porque son el anticipo de que van a pasar un montón de cosas a su alrededor en la que es sin duda una de las películas más entretenidas que he visto este año en el cine.

A partir de ahí, incluso cuando la película se acerca a los tópicos –por ejemplo Méjico sique siendo el patio trasero de juegos de los Estados Unidos, un lugar para vivir aventuras y retroceder a los paisajes lejanos del western clásico-, el guión y el director se las ingenian para darnos algo distinto, siempre partiendo de la personalidad de sus actores. Es el caso de Papi, el jefe del cartel mejicano interpretado con la solvencia que le caracteriza por Edward James Olmos, o del agente norteamericano que persigue a los protagonistas interpretado por Bill Paxton, o de esa especie de variante latina de Jessica Lange cuando era joven que es Paula Patton en el papel de Deb… ¡Si hasta el habitualmente sosainas James Marsden consigue levantar el vuelo en su papel como oficial de la Marina de los Estados Unidos!

De manera que primer punto a favor de la película, o primera pista de por qué funciona tan bien: construir sobre los actores. Pero, claro, los actores necesitan construir a su vez los personajes sobre un buen guión, y en ese aspecto 2 Guns también está bien servida con un planteamiento argumental que nos mete de cabeza en la trama partiendo de una narración en flashback que bajo su peripecia de enredo policial, persecuciones y tiroteos oculta además una interesante fábula sobre la recuperación de la identidad por parte de los dos protagonistas, y la corrupción y el enmascaramiento como medio de vida y subsistencia para nuestra sociedad.

Pondré un ejemplo de por qué me parece que sobrevive a todos los tópicos por los que transita resolviendo con habilidad situaciones sobradamente vistas: la conversación telefónica que mantienen los dos protagonistas utilizando como puente visual la mira telescópica del arma que empuña Wahlberg. Ese momento de “ventana indiscreta” sirve para ejemplificar cuáles son las claves y cómo opera la mezcla de intriga y acción de 2 Guns. El final de esa conversación no sólo forja con elegancia y eficacia la identidad del vínculo entre los dos protagonistas, sino que además culmina en una secuencia de acción que, como todas las de la película, posee su propia personalidad, su sello frente a otro cualquier momento de acción que hayamos podido ver recientemente en la pantalla: es dinámica y al mismo tiempo interesante, se ve todo lo que tiene que verse, sin montajes rápidos que escamoteen el intercambio de golpes o disparos. Y desde esa secuencia pasamos al picado en la casa del oficial de la DEA, Jessup.

Segundo punto a favor de la película: el dinamismo visual que llega precedido por esa interpretación en clave de coreografía entre los dos protagonistas, más bailarines de la acción que cualquier otra cosa, se combina con un dinamismo igual en la hibridación del género policíaco trepidante con la comedia. Toda la película habita continuamente en ese territorio híbrido, con personajes que se ríen de su papel como lugares comunes del cine de géneros. Un buen ejemplo de lo bien que funciona esa fórmula de autoparodia y de la química entre Washington y Wahlberg lo encontramos en la pelea entre ambos en el desierto, culminando la persecución en los coches, y el momento: “a la de 3 nos soltamos”, que me ha recordado el momento del salto al río de Newman y Redford en Dos hombres y un destino… con su puntito más friqui de comedia disparatada estilo Le llamaban Trinidad con Bud Spencer y Terence Hill.  

Tercer punto a favor: la forma de manejar la narración de la trama de intriga como si fuera una comedia de enredo, ejemplificada entre otros muchos momentos por ese diálogo a tres bandas de Wahlberg, Washington y Patton en la casa de la agente de la DEA… discutiendo por un yogur.

Cuarto punto a favor: diálogos que en dos líneas definen todo un personaje, como el de Bill Paxton cuando afirma: “Es un mercado libre, no un mundo libre”.

Y finalmente la capacidad para cambiar de tono cómico a dramático sin perder por ello la personalidad general de enredo cómico que preside el total del largometraje.

Resumiendo: 2 Guns es un blanco perfecto en todo el centro de la diana del cine de acción, y como he dicho antes, de lo mejor y más recomendable que se puede ver en el género policíaco en estos momentos.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK