Crítica de la película Asamblea

Comedia sencilla pero demoledora en su sátira, lúcida y muy oportuna.

         Se necesitan trabajos como este en el cine. Necesitamos que el cine aborde, en este caso adaptando la obra de teatro La gent, de Juli Disla, este tipo de producto en el que la comedia recupera su identidad original como herramienta para tomarle el pulso a una sociedad y tirar de la sátira para convertirse en un espejo en el que los espectadores se ven obligados a mirarse y reconocerse en su faceta menos grata, más ridícula y disparatada.

         Asamblea hace todo esto con gran habilidad y buenos resultados, tirando de las mejores armas que puede esgrimir una película en este tipo de fórmula: actores y sencillez. Pero sobre todo actores.