Crítica de la película Animales sin collar

Directa a la boca del estómago, una contundente película. Con una trama que comienza como un drama, se convierte en un thriller y acaba como análisis político de una sociedad, la nuestra, que está llena de secretos y mentiras. La película lo hace con sencillez, sabiendo por quién y por qué apuesta, sin forzar las cosas y sin hacer que su esfuerzo nos resulte excesivo o recargado. Una historia de secretos y mentiras que muchos esconden debajo de la alfombra, y que tiene como telón de fondo el mundo de la política en Andalucía, con partidos ficticios, sí, pero personas de carne y hueso, muy reales, con dilemas que plantean situaciones que conocemos del mundo real hoy en día. O quizá no imaginamos, pero suponemos que suceden…