American Assassin ***

Octubre 30, 2017
Competente propuesta de acción y espionaje con aire ochentero. Quizá esa es la clave de lo bien que funciona la película de Michael Cuesta protagonizada por Dylan O’Brien y Michael Keaton entre otros, su tono despreocupado e irreverente, su intención por hacer pasar un buen rato al espectador y nada más, empleando los mecanismos del cine de acción de los ochenta, incluyendo una violencia desmedida y una trama imposible llena de tópicos, que incluyen a un personaje central buscando venganza, un entrenamiento extremadamente duro, un villano aliado con terroristas y una bomba nuclear. Si eso no llama la atención de los fans del género, que no reciben muchas películas así habitualmente, no sé qué podría hacerlo, la verdad. Porque la película da lo que promete.

Un joven, O’Brien, ve morir a su novia a manos de terroristas y decide vengarse, lo que le lleva a entrar en un programa secreto de la CIA al mando de Michael Keaton, que le permitirá quizá poder consumar su venganza, aunque por el camino deba aprender a trabajar en equipo, depender de sus compañeros y no dejarse llevar por sus ganas de cobrarse esa deuda personal. Sobre todo cuando entre en juego un personaje llamado Fantasma, que quiere que una bomba nuclear sea detonada en una importante ciudad para ejecutar su propia venganza. No creo que haya que explicar mucho más… Eso sí, se nota que John Wick ha devuelto el interés por este tipo de historias de acción, aunque American Assassin esté a mucha distancia en su resultado final de aquella película.