Assassin’s Creed ***

Diciembre 19, 2016
Una de las mejores adaptaciones de videojuego a cine. O seguramente la mejor. Sí, es posible que a partir de este momento empiecen a llover los tomates en esta dirección y alguno ataque desmesuradamente mi opinión, aunque en realidad tampoco importa demasiado. Mi trabajo es ser honesto conmigo mismo y con los lectores, y decirles lo que pienso desde el punto de vista cinematográfico. Y en este caso también desde el punto de vista de los amantes de una de las sagas del mundo del videojuego más importantes de los últimos quince años, amada por unos, odiada por otros, pero referente en la industria y que, además, nos brindó algunos juegos realmente brillantes, sobre todo en la segunda entrega y sus secuelas, cuando nos hacíamos cargo de la historia de Ezio Auditore en la Italia del Renacimiento, con una historia llena de matices, traiciones, venganzas y conspiraciones, en la eterna lucha entre Asesinos y Templarios. Y hay que tener en cuenta todo eso porque Justin Kurzel ha hecho la adaptación de un videojuego más distinta, arriesgada y valiente que recuerdo. Es más, es uno de los blockbusters más arriesgados que me vienen a la cabeza y por ello merece la pena echarle un vistazo, pese a que no sea perfecta.

Justin Kurzel es un director extraño, capaz de dirigir una película tan diferente como su Macbeth, donde también contaba con Michael Fassbender y Marion Cotillard como protagonistas, y donde no tenía el presupuesto que maneja en esta película, pero nos proporcionaba una película muy distinta a lo que todos esperaban. Aquí hace algo similar. Assassin’s Creed es críptica, es diferente, es compleja en muchos sentidos, aunque su trama sea sencilla, y lo es en parte porque asume que el espectador es jugador habitual de la saga y va a entender todas las referencias y mensajes ocultos que nos ha preparado durante la película. Y como fan eso se disfruta, aunque el personaje de Callum Lynch y de Aguilar de Nerja, su antepasado, ambos interpretados por Michael Fassbender, sean nuevos en esta franquicia. No importa. O es jugador o se ha informado muy bien sobre el juego (sí, ha cambiado el Animus, pero eso es lo de menos), y para entenderlo sólo hay que ver el macguffin de la película, La Manzana del Edén, algo que seguramente despistará a muchos espectadores casuales, pero que los fans van a agradecer mucho. O deberían. Como el tema de la sincronía…