El éxito de la tercera entrega en taquilla ha puesto en marcha al parecer una cuarta con Will Smith y Martin Lawrence de nuevo.

Parecía imposible, pero le han dado la vuelta a la tortilla. Bad Boys For Life, la tercera entrega de la saga que en España se llamón Dos Policías Rebeldes, tuvo muchos problemas para ponerse en marcha. Llegaba 17 años después de la segunda entrega, que con 130 millones de presupuesto y 273 recaudados en todo el mundo, apenas recuperó la inversión. Hubo que esperar al momento indicado, revisar mucho la historia, reducir el presupuesto hasta los 90 millones... Hasta Michael Bay, director de las dos primeras, desaparecía de la ecuación. Y lo que se esperaba en taquilla era un arranque discreto en el mejor de los casos. Todo eso ha cambiado radicalmente, y tras hacer 6 millones de dólares la noche del jueves en Norteamérica y apuntar a más de 60 millones el fin de semana de cuatro días por el festivo de Martin Luther King, Bad Boys 4 parece una realidad cercana...