Crítica de la película Batman Begins de Christopher Nolan

Se nos conoce por nuestros actos

Respeto. Eso es lo que hace de Batman Begins un fenómeno esencial para el cine que además se metió en el bolsillo a los espectadores resucitando a un personaje que estaba sumido en la escombrera de los juguetes rotos de Hollywood después de ser triturado en la maquinaria de sobrexplotación de la industria audiovisual estadounidense. El Batman con pezones debe haberle ganado una chabola de dos plantas en el infierno a Joel Schumacher. Una planta por Batman Forever y otra por Batman y Robin. Pero la visión del Hombre Murciélago que diera en su momento Tim Burton tampoco acabó de convencerme. Retrocedo en el tiempo haciendo un flashback estilo Nolan, y recuerdo el día que asistí al preestreno de prensa de Batman y sigo sin dejar de preguntarme por qué Burton no le echó un par y la tituló ¡Joker!, con signos de admiración y todo.