"Netflix" y el Streaming , convierten el alquilar películas de videoclub en un pasado nostálgico noventero.

Blockbuster, la cadena de alquiler de cine más conocida del mundo convertida en un espectáculo turístico para los más nostálgicos. Todavía hoy, muchos recordamos aquellos momentos en los que íbamos a alquilar por unos días nuestras películas favoritas. Ese olor de la tienda, ese dulce momento de pensar, " ojalá tuviera más días para verla en casa". Pero con el paso de los años, han ido apareciendo lo que en algunas ocasiones la gente de a pie llama "avance" y "evolución, y que los dueños y visionarios de estos Blockbuster lo titulan de "caída a los infiernos". La aparición de los servicios de streaming como Netflix, HBO, y la piratería, hicieron comenzar el rápido descenso en picado de la marca que, en 2010, se declaró en bancarrota. La comodidad del cine en casa se ha cargado las descargas ilegales, ha puesto en nuestras manos una cantidad de cultura audiovisual nunca vivida por el hombre y ha generado discusiones de horas para decidir qué ver pero, a cambio, nos quedamos sin ese paseito para ver carátulas y pelearnos por la última copia sin alquilar.