Brigsby Bear ****

Enero 22, 2018
Una comedia tan inclasificable como maravillosa. Una película hecha con mucho corazón y un guión tan inteligente como aparentemente imposible. Coger una historia dura, compleja, perfecta para un thriller o un drama, cercana por ejemplo a Room, aquella otra maravilla que le proporcionó un Oscar a Brie Larson. Pero aquí el creador opta por hacer comedia de un hecho terrible. Una comedia amable, inteligente y tierna, pero sin caer nunca en lo lacrimógeno, lo edulcorado… Siempre en lo incómodo, lo incorrecto, lo perverso de una situación que ha dejado a un hombre convertido en una sombra de lo que podría haber sido, de lo que podría ser. Al final, una reflexión sobre el perdón, seguir adelante y superar el pasado, de la mano de Kyle Mooney, miembro de SNL y guionista y protagonista de la película.

Es una de esas historias que te llegan desde el principio por lo chocante de la propuesta, y su sencillez. Una serie de televisión, Brigsby Bear, que fue producida para una sola persona… James, aunque él no lo sabía. Y la serie llega a su fin, sin un final. Lo que llevará a James a tratar de poner un final a la misma por su cuenta. Puede sonar raro, pero creedme, no quiero romperos la magia de ver la película por primera vez con spoilers. Creedme si os digo que es mejor descubrir poco a poco las sorpresas que esconde la película. Si os revelan desde el inicio lo que va a suceder, pierde la magia. No dejéis que pase.