No es mala forma de operar ni de dar continuidad a las historias al menos en el sentido narrativo, mantener al mismo equipo dirigiendo la próxima película de una franquicia. Es lógico que Marvel lo haga así como también lo hace Warner habitualmente con DC. Pero lo menos habitual es que antes del estreno de una película ya tengamos noticias de su secuela y sepamos quién va a dirigirla. Eso es lo que ha hecho Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, en una entrevista con Collider, cuando ha anunciado que Anthony y Joe Russo volverán a sentarse en la silla de directores para Capitán América 3, lo que ha provocado que los directores hablasen un poco del estado del proyecto, que se encuentra en sus primeras fases creativas con charlas entre los hermanos Russo y los guionistas previstos, Christopher Markus y Stephen McFeely, quienes también repetirían.

Es importante dar continuidad creativa a un proyecto. Pero con las prisas por producir estas películas a veces como si fuesen churros (y no me refiero a que la película sea un churro ni mucho menos), a veces se olvidan de las reacciones de quien más cuenta. El público, que es quien paga por ir a ver una película. Imaginemos que la película no cumple las expectativas de la taquilla, que son superar a la primera película al menos, en el mercado americano. Imaginemos que el público responde en taquilla pero opina que la visión de tan insigne héroe de los hermanos Russo no le convence y que deberían cambiar de rumbo. Son muchas variables que tener en cuenta y muy seguro debe de estar Feige, que está demostrando que es cualquier cosa menos tonto, para lanzarse abiertamente a la piscina con los dos directores y confirmar su puesto para la tercera entrega. El 28 de marzo saldremos de dudas.

Jesús Usero

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Jesús Usero