La promesa ***

Mayo 30, 2017
Intento irregular de retomar la clave de la épica histórica estilo Doctor Zhivago.

La idea es buena. El tema merece la pena. El asunto histórico en el que se basa debe ser divulgado y recordado. Hablamos del genocidio armenio. Pero la película parece empeñada en seguirle la pista a los grandes frescos históricos cubiertos de épica del cine de superproducción de los años sesenta, Éxodo (Otto Preminger, 1960), Doctor Zhivago (David Lean, 1965), y el problema con el que tropieza en primer lugar es que no tiene a un Preminger o a un Lean detrás de la cámara, de lo cual se resiente notablemente por una especie de divorcio entre las expectativas del productor y la manera en que el director entiende que debe contar su trama. Creo que Terry George consiguió su mejor trabajo con la incuestionable Hotel Rwanda (2004), donde ya abordó de algún modo un tema similar al del genocidio que le ocupa ahora en esta otra producción. Pero lo que allí resultaba próximo, cercano, conformando un fresco de terror cotidiano y posible, se convierte en algo más envarado, un poco acartonado, más de otra época, en la línea de las dos películas que he citado y que me resultan interesantes como referentes o pistas para aclarar mejor al lector por dónde van los tiros en La promesa.