Apenas 23.2 millones de dólares recaudados en sus primeros días, muy por debajo de lo esperado por la película, que costó 200 millones de dólares y no sabemos si los recuperará.

Mulan ha hecho mucho más ruido del que debería. La película de Disney, remake de la cinta de animación, hizo que muchos fans se indignasen con Disney (más allá de los motivos creativos), porque Disney señaló a inicios de agosto, después de haber retirado la película del calendario de estrenos en cines, que se estrenaría en Disney + pero bajo el sistema Premium, es decir, pagando 29,99$ que en nuestro país acabaron siendo unos 22 euros. Algo que la gente no aceptó bien. La película tenía previsto estrenarse en salas comerciales en aquellos territorios que no tenían Disney +, como Latino América o China. Y este fin de semana, una semana después del lanzamiento en Premium, la película ha llegado a los cines chinos, de una forma algo discreta, honestamente.

La China Film Administration (CFA) ha anunciado hoy la noticia de la reapertura después de casi seis meses de cierres que han dejado a cientos de cines en bancarrota.

     “Los cines de las regiones de bajo riesgo pueden reabrir sus negocios de forma reglada el 20 de julio, con la debidas medidas de prevención y control de riesgos. Las regiones con un riesgo medio y alto deben permanecer temporalmente cerradas”, ha explicado la administración en un comunicado en su página web. “En el caso de que las regiones de bajo riesgo sean designadas de medio o alto riesgo, deberán implementar unas medidas de control y prevención de la epidemia más estrictas y los cines deberán cerrar de nuevo”.

Parece casi mentira decir esto, pero una película de Star Wars se está estrellando en la taquilla. Y parece mentira que lo digamos cuando la película se estrenó con más de 100 millones de dólares hace apenas una semana, pero esa cifra quedó muy por debajo de los casi 150 millones que muchos esperaban que recaudase durante el largo fin de semana de cuatro días que hubo en USA la semana pasada. Ahora la película se acerca a esa cifra una semana después, pero después de caer en picado en su segundo fin de semana, más de un 65%, una cifra habitual cuando hablamos de secuelas, precuelas o spin offs, y a la que ni siquiera Star Wars puede oponerse (ha sucedido con los tres últimos estrenos de la franquicia) pero que se ha visto siempre compensada por el arranque brutal de todas las películas, que hicieron que hasta un spin off como Rogue One consiguiese más de 500 millones sólo en Norteamérica.