La película que servirá para contar el origen del personaje que en Fury Road interpretó Charlize Theron, estará protagonizada por Anya Taylor-Joy y se rodará en junio en Australia.

      Aunque no sabemos mucho de la secuela de Mad Max: Furia en la carretera protagonizada por Tom Hardy, si es que llega a producirse, lo que sí sabemos es bastante más de la precuela protagonizada por el personaje de Imperator Furiosa, personaje al que dio vida Charlize Theron, y que ahora tendrá los rasgos de Anya Taylor-Joy, acompañada de Chris Hemsworth y Yahya Abdul-Mateen II. En una rueda de prensa sucedida hace unas horas en Australia, George Miller, director y guionista de Fury Road y también de esta nueva película, ha confirmado el inicio de rodaje y algunos detalles de la producción, que según el cineasta será la película más grande jamás rodada en Australia y que contará con diversos incentivos fiscales del gobierno estatal y federal.

La primera foto del rodaje de Thor: Love and Thunder, ha salido a la luz y muestra al protagonista y a Star-lord juntos con su nuevo vestuario, además de a varias otras estrellas de la película en el rodaje.

      No ha tenido que ser fácil conseguir las fotos, pero el Daily Mail en su sección de celebridades ha adelantado las primeras fotos del rodaje de Thor: Love and Thunder que se encuentra en pleno rodaje en Sydney desde hace poco. De hecho, el medio había publicado anteriormente la llegada un día antes de la estrella Chris Hemsworth a la ciudad en avión, desde su residencia también en Australia, junto a su esposa, Elsa Pataky, quien ha viajado a la ciudad para rodar una nueva adaptación de Carmen, dirigida por Benjamin Millepied. Así que ambos han llegado a Sydney para trabajar, pero está claro que, en esta ocasión, es Hemsworth quien se está llevando todos los titulares con estas fotos que han salido a la luz.

La película que fue un brutal éxito en Netflix esta primavera, contará al menos con una secuela. Uno de los hermanos Russo, productores de la película, ha hablado de cuándo podría rodarse.

    Tyler Rake, o Extraction en su título original, se convirtió desde su estreno en el mayor éxito de la historia de Netflix, al menos en lo que respecta a las películas. Con más de 90 millones de visualizaciones en las primeras semanas, la película fue un evento y dejó a muchos fans con ganas de más. El producto venía de la mano de los hermanos Anthony y Joe Russo, los responsables de las dos últimas entregas de Vengadores, entre otras, y quienes unieron fuerzas con el protagonista de la película, Chris Hemsworth, para sacar adelante una película de acción sin respiro de las que hace tiempo ya no pueblan las salas de cine, con permiso de John Wick. Por supuesto la secuela tuvo luz verde casi al momento.

Chris Hemsworth ha aprovechado el enorme éxito que ha tenido el estreno de su película para Netflix, Tyler Rake (Extraction), para agradecer a los fans el apoyo recibido y celebrar la noticia.

Con los cines cerrados y la gente encerrada en casa la mayor parte del tiempo debido a la pandemia del coronavirus, los espectadores han puesto sus miras en el streaming para disfrutar de contenido audiovisual, y Netflix ha sido quien más películas ha estrenado en los últimos dos meses, manteniendo un volumen de nuevos estrenos más que interesante y que ha tenido su cumbre con la llegada de Tyler Rake, la película protagonizada por Chris Hemsworth, dirigida por Sam Hargrave y producida por los hermanos Russo, además de escrita por Joe Russo. Netflix ya había tenido éxitos espectaculares como The Irishman o Seis en la Sombra. Pero lo de Tyler Rake está rompiendo todos los récords.

Tyler Rake ★★★

Abril 22, 2020

Crítica de la película Tyler Rake

Cine de acción con un brutal Chris Hemsworth, pero un guión menos redondo.

       De la mano de la producción de los hermanos Russo, con guión del propio Joe y basado en la historia de su propia novela gráfica, que crearon junto a Ande Parks, nos llega esta película. Una historia alejada del mundo de superhéroes de Marvel donde los hermanos Russo y Hewmsworth, quien también produce esta película, han colaborado extensamente. Y eso nos lleva al otro nombre ligado a la película, el de su director, el debutante Sam Hargrave, experto doble de escenas de acción, coordinador de especialistas y coreógrafo, pero que aquí da el salto finalmente a la dirección con una película que le va como anillo al dedo. Un vehículo de acción con aires de película de los ochenta y de vehículo de acción asiática.

       Tyler Rake es un mercenario del mercado negro, que es contratado junto a su equipo, para rescatar a un joven secuestrado, hijo de un poderoso hombre enfrentado a otros no menos poderosos hombres. Rake hará lo que esté en sus manos por proteger al joven, incluso a riesgo de perder su vida o de equivocarse, porque algo le impulsa a salvar a este desconocido adolescente. Una carrera contrarreloj por las calles de una ciudad en guerra, con el gobierno, las bandas y cualquiera que desee hacerse un nombre buscando a ambos. Se pueden imaginar el resto. La verdad es que el guión, tiene demasiados tópicos y no hace falta darle muchas vueltas para saber lo que nos espera en cada momento. No pasa nada, la película nos distraerá con sus brutales secuencias de acción.

El actor ha renovado su contrato con Marvel para seguir interpretando al personaje al menos dos películas más.

Todos sabemos que con la llegada de la Fase 4 de Marvel muchas cosas van a cambiar y perderemos personajes por el camino. De hecho si no han visto Endgame todavía lo mejor es que dejen de leer la noticia y pasen a otra cosa porque hay SPOILERS de Vengadores Endgame... Avisados están. Porque coml ya sabemos es complicado por el momento que Robert Downey Jr. regrese tras la muerte de Tony Stark. Distinto es el caso de Chris Evans cuyo personaje envejece, pero que podría regresar para contar las aventuras vividas hasta su vejez. Con Thor la cosa quedaba bastante más clara con el final del personaje junto a los Guardianes de la Galaxia, pero quedaba hacerlo oficial.

Tráiler de MEN IN BLACK: INTERNATIONAL protagonizada por Chris Hemsworth, Liam Neeson, Tessa Thompson y Rebecca Ferguson

Nuevo tráiler de 'MEN IN BLACK: INTERNATIONAL', la nueva aventura de los Hombres de Negro dirigida por F. Gary Gray ('Fast & Furious 8'), y protagonizada por un fantástico y renovado reparto encabezado por Chris Hemsworth, Liam Neeson, Tessa Thompson y Rebecca Ferguson, que vuelve a contar con Emma Thompson en el papel de “Agente O”. Los Men In Black se enfrentarán a su mayor amenaza hasta la fecha el próximo 14 de junio en los cines de toda España.

El biopic, una producción de Netflix, tendrá a Chris Hemsworth en la piel del luchador de la WWF, Hulk Hogan, y contará con Todd Philips tras las cámaras.

Conocido luchador de la mítica WWF, que sigue siendo de los más populares, y polémicos, Hulk Hogan es un icono de la cultura popular de los ochenta y los noventa, que cogió su nombre de uno de los personajes que han acompañado a Chris Hemsworth como Thor en las películas de Marvel, por supuesto. Ahora un informe reportado por Collider, indica que Hemsworth es el actor elegido para dar vida al personaje y al hombre detrás del mismo, en un biopic de Todd Phillips que estará producido por su amigo y Bradley Cooper, actor con el que Philips ha trabajado en varias ocasiones. .

La nueva película de Netflix, Dhaka, cuenta con Chris Hemsworth como protagonista y ahora suma al reparto al nuevo Hellboy, David Harbour.

Netflix sigue con la intención de producir tantas películas como series, y películas que sean capaces de competir a todos los niveles con los grandes estrenos que nos llegan a la cartelera cada fin de semana. Así nace Dhaka, película de acción que protagoniza Chris Hemsworth y que producen los hermanos Anthony y Joe Russo, ni más ni menos, los responsables de Infinity War.

Crítica de la película Blackhat, amenaza en la red

Michael Mann vuelve a su mejor cine con buena intriga y acción.

Michael Mann ha conseguido que le levante la nota negativa que le había puesto después de ver Corrupción en Miami y Enemigos públicos con esta película, que me ha gustado y convencido mucho más que las dos citadas. Creo que es mejor que ambas. Y por poco no es tan buena como Heat. Bueno, por poco no, es que no tiene en el reparto a dos gigantes como Al Pacino y Robert De Niro, aunque el reparto con el que cuenta me parece eficaz y creo que cumple de sobra con su cometido. El nivel de Michael Mann como director vuelve a subir al de sus mejores tiempos con esta mezcla de intriga y acción en la que manteniendo sus claves y preocupaciones esenciales como director no ha dejado que el esteticismo devore la trama, el conflicto y los personajes como le ocurriera en sus trabajos anteriores más recientes. Aquí el virtuosismo que siempre exhibe, incluso en sus trabajos más flojos, está perfectamente compenetrado y equilibrado con la historia que nos cuenta y sus exigencias narrativas. De manera que además de visualmente notable, Blackhat es un buen entretenimiento, con buen ritmo y una buena resolución de las secuencias de acción. Tiene varios momentos en los que el virtuosismo visual y de montaje de Mann a la hora de plantear sus secuencias más trepidantes vuelve a tener el vigor de Heat. Me refiero por ejemplo al tiroteo en los túneles y el puerto, al ataque tras la explosión, o a esa escena final que tiene resonancias de western urbanita que en su manera de plantear el cruce de lo exótico con lo espectacular está muy bien servida en rodaje por la pasión de Mann por las nuevas tecnologías, pero al mismo tiempo me ha recordado lo que en los años cincuenta hiciera el gran Samuel Fuller en un clásico como La casa de Bambú.

Los primeros compases de la película ya nos proponen los ataques informáticos del hacker que ejerce como villano en una clave visual que parece replicar los ataques del escualo en Tiburón de Spielberg. Y a partir de ese momento Mann deja claro que no piensa proponernos otra peripecia de intriga con ordenadores más bien sedentaria y estática con escenas de gente mirando una pantalla de ordenador. Ese era el miedo que tenía al acercarme a ver la película y queda despejado de inmediato. Tras esos dos primeros ataques informáticos, la película va cobrando energía y ritmo a medida que la intriga progresa y se adereza con varias secuencias de acción trepidante sin frenar su ritmo ascendente en ningún momento. Al contrario de lo que le ocurriera en  Corrupción en Miami y Enemigos públicos, aquí Mann no deja que la subtrama romántica devore y sea un lastre contra natura para la intriga policial de su relato. Muy al contrario. No sólo hay un cuidadoso equilibrio entre la historia de amor y lo que realmente interesa, que es la persecución del hacker narrada como si se tratara de la persecución de un asesino en serie, sino que el director solventa esa subtrama romántica con un alarde de economía de planos y metraje casi minimalista que le permite no perder ritmo ni velocidad en la trama policíaca propiamente dicha.

Respecto a dicha trama, creo que Blackhat Amenaza en la red es la mejor película que se ha estrenado hasta el momento sobre esa nueva moda en el crimen que son los delitos informáticos. Es de hecho la puesta de largo de dichos delitos en la ficción policial cinematográfica, con gran calidad en la propuesta y notable eficacia como cine de evasión y entretenimiento. Salvando todas las distancias que les parezcan oportunas, algunos de sus momentos incluso han llegado a hacerme pensar que sería una buena  compañera de viaje de la saga de Jason Bourne, por su tono y planteamientos de renovación del género. Pero dejando eso de lado, lo que está claro es que se trata de lo mejor que ha rodado Mann en los últimos años y me ha devuelto al confianza casi perdida en este director que a su vez se nos había perdido en los laberintos del alarde tecnológico y visual sin llegar a encajar los logros de dicho campo con las necesidades del relato propiamente dicho. En esta ocasión ha conseguido conjugar ambas cosas y demuestra que todavía tiene mucho buen cine que ofrecernos en su cabeza.

La parte más endeble del relato llega no obstante en el tercer acto del mismo, aproximadamente los últimos cuarenta minutos, que de no ser por ese duelo final en la celebración callejera que he mencionado antes y devuelve su vigor visual a la película en sus últimos compases, habría quedado mucho más endeble que el resto del largometraje. A Mann suele ocurrirle que los remates de sus películas no son, en lo referido a la acción, tan potentes o espectaculares como el resto de las mismas. Recuerden ese final de Heat en el aeropuerto, que aún recordando a un clásico como Bullit, se nos quedaba algo parco por comparación con el brillante despliegue de acción exhibido previamente por dicho filme.  Los adictos a la trepidación pueden caer en la trampa de pensar que esto es un fallo, pero no es el caso. Muy al contrario. No hay nada de anticlimático en este tipo de resoluciones más sobrias de los conflictos que se les plantean a los protagonistas y antagonistas de Mann. Es simplemente una muestra de madurez argumental no cerrar las historias con un alarde de pirotecnia como el que podemos encontrar en otros fragmentos del relato, sino con un despliegue de violencia más reflexiva. En el cine de Mann, esos desenlaces acaban siempre en enfrentamientos cercanos, en algunos casos cuerpo a cuerpo, que se liberan de la cuidadosa coreografía exhibida en las secuencias previas de tiroteo, cambiando esos ballet de la muerte que recuerdan y toman el relevo de la muerte en tres tiempos de las películas de Sam Peckimpah por el caos incontrolable. De ello es un muy buen ejemplo el desenlace de Blackhat, que se configura así como un muy recomendable título que bajo su primera lectura o capa como eficaz vehículo de acción y entretenimiento nos propone además una reflexión sobre lo muy expuestos que estamos a los peligros inherentes de las nuevas tecnologías y la red de redes.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Página 1 de 2