Tercera y entretenidísima entrega de la franquicia Cloverfield. Una película que ha llegado por completa sorpresa. Anunciada durante la Superbowl en Estados Unidos, la película iba a ser estrenada en Abril en USA, pero de la nada JJ Abrams se sacó otra sorpresa para la franquicia, su salto al servicio de streaming Netflix donde se estrenaría directamente después de acabar el evento deportivo. Sin más anuncio previo. Un simple spot de 30 segundos que nos invitaba a conectarnos a Netflix tras terminar el partido para ver la película. Una sorpresa en toda regla que como poco ha despertado el interés de los no pocos fans que tiene el universo Cloverfield. Y que, además, en su anuncio prometía dar respuesta a muchas preguntas…

Y la verdad, lo ha hecho. Aunque también ha planteado muchas, muchas más. Concebida como una mezcla de ciencia ficción y terror, la película nos sitúa en un futuro cercano, en el que el petróleo se agota y la energía empieza a escasear, lo que tiene a las naciones al borde de la guerra mundial. Un proyecto para crear energía limpia desde el espacio, lleva a una estación espacial a un grupo de científicos internacional que, tras muchos esfuerzos, verá su objetivo más cerca… Pero al activar por última vez el acelerador de partículas que creará esa energía y pondrá fin al conflicto… la Tierra desaparece. ¿Han acabado con el mundo? ¿Se han movido en el espacio? ¿O es otra cosa lo que les ha llevado a no encontrar nuestro planeta?