La misteriosa belleza de la sueca Rebecca Ferguson es el principal atractivo de esta película un tanto confusa, en la que la directora Shamir Sarif narra una historia de amor en medio de la dictadura soviética.

Un comienzo alentador, ambientado en el Moscú de los secretos candentes de finales de los años cincuenta, sirve para arrancar los motores de esta movie, diseñada con demasiados frentes que atender y una relación romántica entre agentes inexpertos, que es -a la postre- el mejor elemento del guion.