Déjame salir ****

Mayo 15, 2017
Inquietante, siniestra e hilarante: una grata sátira muy bien pensada. Necesaria mirada sobre el laberinto de mundo absurdo y mentiroso en el que nos han metido los fabricantes de cortinas de humo de nuestro tiempo. Nos engañan y nos engañamos. Vivimos rodeados de mentiras. Somos parte de una sociedad falsa y corrupta. Todo el mundo lo sabe, pero muchos no se atreven a decirlo con tanta gracia y tan mala leche como lo dice Déjame salir, una afinada crítica social que sin tener que subirse a ningún púlpito, trabajando sobre las claves de géneros tan comerciales como la intriga y el terror, construye una ácida comedia negra donde aprovecha para extender en la pantalla un manto de verdad sobre lo que realmente han conseguido los apóstoles cansinos y llorones de lo políticamente correcto: NADA.

Lo que viene a contarnos con su singular habilidad para manejar los tiempos, imponer un ritmo brillante en la narración, trabajar las claves de los géneros por los que se desplaza y cruzar los mismos, es que vivimos en una sociedad muy mentirosa que predica una cosa en público pero en privado no ha cambiado nada y sigue pensando lo mismo de siempre.