Crítica de la película Dangerous Lies

Ni el reparto ni los giros de guión la salvan de ser un telefilm

     Más que nada porque la trama es de telefilm, los actores muchos son televisivos y no les dejan escapar de ese tipo de interpretación, y porque los giros se ven venir a doscientos kilómetros de distancia, cuando la película todavía está en pañales. Me juego con ustedes veinte euros a que la mayoría son capaces de descubrir el truco y detectar al villano o villana de la función, o villanos o villanas, en cuanto asomen la cabeza. Es cuestión de presentación de personajes y de estilo visual. De tópico de película de sobremesa de algunas cadenas televisivas y de argucias ciertamente… poco interesantes en el desarrollo. De nuevo, vean la película y díganme si no lo vieron venir ustedes también. Todo.

     La película cuenta la historia de una joven pareja, casada y con problemas de dinero (ya pasaremos a ello después). Ella trabaja como camarera mientras él estudia. Una noche tras un atraco, él impide el mismo y su vida cambia cuando ella empieza a trabajar para un anciano con mucho dinero que fallece misteriosamente y deja todo lo que tiene en herencia a la joven. A partir de eso, un juego de engaños, mentiras y traiciones se desarrollará ante nuestros ojos para dejarnos como estábamos… con la sensación de que la película no tiene nada nuevo, absolutamente nada nuevo, que ofrecer. De hecho algunas cosas además las ofrece de una forma muy, muy irregular. Casi sin alma o interés. Especialmente en su tramo final, donde nada encaja.