Tras el cambio de fecha de estreno de noviembre de 2020 a abril de 2021, Cary Fukunaga, director de la película, ha asegurado en una entrevista que podría haber otro retraso más adelante.

     No parece ser que nadie tenga todas consigo en este nuevo medio ambiente cinematográfico que nos está dejando la pandemia mundial. Tras dos cambios en su fecha de estreno, de abril a noviembre de 2020 y de nuevo a abril pero de 2021, parecía que, pese a la enorme decepción que ha supuesto para los fans, las cosas se tranquilizaban en torno a James Bond y la nueva película, Sin Tiempo para Morir, que será la última de la franquicia con Daniel Craig de protagonista. Pero el director de la película, Cary Fukunaga no las tiene todas consigo en la situación actual y piensa que todo puede cambiar de nuevo.

Tras la noticia del pasado viernes de que la última película de James Bond, Sin tiempo para morir, retrasaba su estreno del 20 de noviembre al 2 de abril de 2021, Daniel Craig hizo una aparición anoche en el Tonight Show de Jimmy Fallon para aclarar los motivos.

      En el programa de Fallon, Craig explicó que la situación actual de COVID era “más grande que todos nosotros”. “Solo queremos que la gente vaya y vea esta película de la manera correcta y segura”, dijo. “Sabes, los cines de todo el mundo están cerrados en este momento y queremos estrenar la película al mismo tiempo en todo el mundo, este no era el momento adecuado”. A nivel mundial, los cines han vuelto a funcionar de manera significativa en los últimos meses después de un cierre prolongado, pero las continuas dificultades en mercados clave, como Nueva York, donde aún no se permite abrir los cines, y la ausencia de grandes blockbuster está causando preocupación. Tras el traslado de Bond a abril, así como el retraso de Fast & Furious 9Dune  o The Batman, una de las cadenas de cine más importantes, Cineworld, anunció que cerraría temporalmente en el Reino Unido y también su cadena estadounidense, Regal.

La última película de James Bond con Daniel Craig como protagonista retrasa finalmente su estreno al 5 de abril de 2021, noticia confirmada oficialmente por los responsables de la misma.

      Parece ser que en el tema de recuperar la normalidad en las salas de cine va a ser cuando menos complicado. Hace sólo unas horas hablábamos con los lectores sobre la posibilidad de ver en breve Sin Tiempo Para Morir en salas de cine, y estábamos casi seguros de que la película de James Bond que se iba a estrenar el próximo 12 de noviembre y que ya cambió su fecha de estreno una vez, siendo el primer blockbuster que abandonó la fecha inicial de abril de 2020 para pasar a este otoño, iba a mantener esa fecha. Pero no ha sido así. Pese a lo que indicaban los analistas. Pese a lo que nosotros mismos pensábamos, no ha podido ser. Bond se mueve a 2021.

El director ha contado que tenía un plan para la película, una idea totalmente loca, que no fue la que finalmente se llevó a cabo, pero que le hubiese gustado explorar, y acaba de contarla.

Sin tiempo para morir, la entrega 25 de la saga Bond, la que se supone será la despedida de Daniel Craig en el papel, después de decir que jamás volvería al mismo tras Spectre, la que ha tenido tantos problemas, con el cambio de director, de músicos, de fechas de estreno… llegará a los cines finalmente en noviembre, y fue la primera de la larga lista de blockbusters que se vieron obligados a cambiar sus fechas de estreno. Bond tenía que haber llegado en primavera, pero la cuarentena y confinamiento por el coronavirus nos han llevado a su estreno en noviembre. Y la historia sigue el final de Spectre, con Bond aparentemente retirado en Jamaica junto al amor de su vida, cuando su amigo Felix Leister (Jeffrey Wright) de la CIA, le pide ayuda una vez más.

Si el 31 de marzo tendrá lugar la premier de la última película de 007 en Londres y el 2 de abril será el estreno en Reino Unido y España, esto tiene más valor.

La fundación ´Princesa Grace de EEUU´ junto con Eon Productions, han organizado una exclusiva presentación de ´Sin tiempo para morir´, la próxima película del agente secreto por excelencia. Un evento al que acudirá el Príncipe Alberto, y todos los personajes más glamourosos de la sociedad del Principado de Mónaco. Esta fiesta dedicada a Bond vendrá acompañada de una otros eventos dedicados a 007, contará con una alfombra roja y estará dedicado a Sir Roger Moore. Un gran y exclusivo evento que se celebrarán los días 6 y 7 de abril. La Fundación ´Princess Grace EEUU´, se dedica a elevar a artistas emergentes extraordinarios en teatro, danza y cine a través de premios en forma de subvenciones y becas.

La producción ha sufrido un parón debido a la lesión sufrida por el protagonista Daniel Craig, quien ya rodaba en Jamaica la nueva entrega de Bond, la número 25 en la saga.

Aunque, eso sí, debemos esperar a confirmación oficial por parte de la producción, porque la noticia viene por parte del tabloide The Sun, que a veces ha exagerado algunas situaciones, por decirlo suavemente. Al parecer el rodaje está centrado en unas de las escenas de acción del final de la película, que todavía anda cerrando su guión (no tenemos ni título) por lo que aprovechan para centrarse en las escenas de acción, según indican los rumores.

Los productores Michael G. Wilson y Barbara Broccoli presentaron el inicio oficial de la producción de Bond 25.

Tras años de incertidumbre sobre si Daniel Craig repetiría como James Bond, y varios retrasos en el inicio de rodaje y en la fecha de estreno con la marcha de Danny Boyle como director por diferencias creativas y la llegada de Cary Joji Fukunaga nuevo responsable de la película. Ahora desde Jamaica, desde GoldenEye donde Ian Fleming vivió, los productores Michael G. Wilson y Barbara Broccoli han anunciado oficialmente el reparto, la sinopsis y el inicio de la producción. Aunque se rumorea que el rodaje ya comenzó en Noruega en secreto, para filmar en localizaciones antes del deshielo.

Dos rumores distintos apuntan a que el rodaje de la entrega 25 de James Bond podría haber comenzado casi en secreto en Noruega recientemente.

No ha sido nada sencillo llegar hasta aquí. Primero no se sabía si Daniel Craig repetiría su papel de Bond por quinta vez o abandonaría el personaje, tras unas sus declaraciones en las fechas previas al estreno de Spectre, y luego la película perdía a su director previsto, Danny Boyle, sustituido a última hora por Cary Fukunaga, lo que retrasaba el estreno hasta 2020, del previsto estreno a finales de otoño. Ahora parece que las cosas han empezado a funcionar y que ayer mismo comenzó el rodaje de la película, o al menos eso garantizan el Daily Mail y una web sobre Bond bastante fiable en este tipo de asuntos, Mi6-HQ, quienes han asegurado que el rodaje de la película ha comenzado en secreto en Noruega, donde han sido vistos el director y su estrella protagonista, y donde se han levantado varios sets de rodaje.

Entrega 25 de la saga, que volverá a contar con Daniel Craig como protagonista y que, por supuesto, cuenta con Barbara Broccoli y Michael G. Winslow como productores. Y ahora con Cary Fukunaga como director. En un anuncio que se ha hecho oficial hace unas horas, los productores, entre los que se incluye el propio Craig, han comunicado que Fukunaga es el director elegido para ponerse al frente de la película, convirtiéndose así en el primer director americano de la saga.

Spectre ★★★★

Noviembre 02, 2015

Crítica de la película Spectre

Gran espectáculo para amantes de Bond, algo inferior a Skyfall.

Entre referencias y ganas de recuperar algunas de las claves de la saga original anda este nuevo Bond, muy potente a nivel visual y de pirotecnia, algo inferior a su predecesora en desarrollo de personajes y drama humano, donde Skyfall bordaba una de las mejores películas de la saga Bond, si no la mejor, y esta prefiere retornar al espectáculo más propio de Connery o Brosnan, sin por ello dejar de lado aquello en lo que Daniel Craig como 007 había alcanzado la excelencia. Un tono más brutal, más terrenal, más cercano a la saga de Jason Bourne, más realista… Pero dentro de todo eso, el asunto con esta nueva película es que es la más “bondiana” de las que Craig ha protagonizado, la más despreocupada incluso, la que más guiños de humor incluye. Sam Mendes regresa tras las cámaras, lo que es una acierto, y hace no mucho comentaba su interés por hacer que Skyfall fuese la lucha de dos hijos por el amor de una madre, y Spectre que sea la lucha de dos hijos por el amor de un padre. En este caso una figura ausente, y no llega a convencer tanto ese drama como en la anterior. Aunque quizá incluso sea más entretenida que las anteriores, más espectacular, más explosiva. Se nota que es la película más cara de la saga y que ha costado más de 250 millones de dólares. Es una pasada incluso para una película como esta. Pero el dinero luce en pantalla.

Sí es cierto que hay algo en la etapa de Daniel Craig como James Bond que acaba de quedar ciertamente curioso en esta nueva entrega, la cuarta ya, es la continuidad. Las películas de Bond eran elementos separados, individuales, exclusivos, únicos, que no continuaban ni se relacionaban entre unas y otras, incluso con el mismo actor, más allá de algunos guiños de los personajes y algunos actores. Ahora hay un cambio radical, algo que ya se intuía en Casino Royale y Quantum of Solace, teniendo en cuenta que Solace continuaba la historia de la primera, mientras que Skyfall tomaba elementos de ambas, aunque parecía menos una secuela de ambas, pero con Spectre se intenta hilvanar la historia de las cuatro películas, a veces más acertadamente que otras, pero dando una sensación final de que todo lo visto en las tres películas anteriores nos lleva a este momento. Podría haber sido simplemente una secuela de Skyfall, pero Spectre lo lleva un paso más allá, lo une todo y lo convierte casi en un círculo perfecto con las cuatro películas vistas en perspectiva. No es perfecto, es casi, pero además hay que tener en cuenta que Craig podría volver a interpretar a Bond una vez más (tiene contrato para otra película, ya veremos si decide seguir o no). Pero al finalizar esta nueva película uno tiene casi la sensación de que podría ser un buen broche final no sólo para Craig, sino incluso para toda la saga de Bond.

Eso sí, el problema recae en que Skyfall era tan redonda (y, lo repetiré mil veces, siendo seguramente la mejor película Bond, me sigue gustando más Casino Royale, siendo algo inferior. Cosa de gustos, no de calidad), que Spectre no llega a ese nivel. Repito también, no es una mala película, ni mucho menos. No es aburrida, es espectacular, es brillante por momentos, tiene momentos de acción sensacionales, gotas de humor brillantes y un desarrollo de algunos personajes muy potente, como es el caso de M, Q y Moneypenny. A veces la trama recuerda demasiado a Misión Imposible Nación Secreta, lo cual nos lleva de vuelta a Sherlock, la serie de la BBC, y encima aquí con Andrew Scott en un papel quizá algo previsible pero con un gran toque del actor. El reparto está en su salsa la verdad, Craig le tiene muy cogido el tono al personaje, y nadie pone cara de asesino como él cuando se pone en marcha, sin importarle lo que se lleve por delante. Cada vez más cómodo con Bond, una pena que lo deje, ahora o dentro de una película. La chicas Bond están a la altura, tanto una impresionante Belluci, como Seydoux, aunque le pesa la sombra de Eva Green, por la trama en sí… Finnes, Whishaw y Harris, como mencionábamos, ven crecer sus personajes y lo hacen muy bien. El único punto débil es, curiosamente, Christoph Waltz, quizá debido a que el guión no dedica lo suficiente a que el personaje tome forma.

El inicio en México es arrollador, con una entrada en acción que es puro espectáculo (el plano secuencia en el tejado es una obra de arte en sí misma), y la película asciende poco a poco durante su primera hora y media de forma brillante en todos los frentes. Es una soberbia muestra de cine de acción y espías. El tiempo pasa volando, las tramas tienen fuerza y mucha potencia, los guiños son geniales. Pero a partir de esa hora y media, pasada la trama en la nieve, a mitad de África, la película pierde fuelle en el aspecto dramático. No en el espectáculo, donde sigue siendo una película excelente. Es en el drama con la presencia en primer plano del villano donde la película pierde algo de ritmo. Se disfruta muchísimo, es una excelente muestra de cine, pero no termina como lo hacía Skyfall. Le falta peso. Un poco, nada más, pero el suficiente. Sobre todo cuando ciertos clichés de la saga se repiten demasiado (la de veces que se puede matar al protagonista y le dejan vivir sin motivo real…). Pero son detalles menores. En conjunto está al nivel de Casino Royale, más o menos. La saga sigue estando en su mejor momento creativo de su historia y esperemos que siga así muchos años, con grandes directores y guionistas ligados al proyecto, y con un James Bond que si no es Craig esperemos que esté a la altura de un hombre que está a punto de hacernos olvidar al resto de Bonds. Pasen y disfruten.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Página 1 de 2