Cincuenta años a las espaldas y cientos de aventuras que se han convertido en leyenda junto a su personaje central (y muchos de los actores que le dieron vida) y sus acompañantes (tres cuartas de lo mismo). Y cuando quedan apenas unas horas para que el esperadísimo especial del 50 aniversario llegue a nosotros, es el mejor momento para hacer un pequeño repaso a alguno de los episodios más memorables de un personaje tan carismático. 10 episodios de la última generación (los nuevos Doctores), la nueva serie, que a un servidor le impactaron en su momento (se va a notar mucho que me encanta Tennant). Estos son los míos. ¿Y los vuestros? (Ojo, puede haber SPOILERS)

1.- Rose (2005)
Porque es el regreso del personaje, porque nos presentó a Rose, mi acompañante favorita, y porque el nuevo Doctor con su chupa de cuero y los rasgos de Christopher Eccleston, fue un acierto sensacional que encandiló a todo el mundo. La serie con la que muchos crecimos regresaba y nos planteaba a través de los ojos de Rose (Billie Piper) lo que supone el universo de Doctor Who, los viajes en el tiempo, las aventuras y el peligro, y de paso a los nuevos espectadores que llevábamos demasiado tiempo sin nuestro Doctor favorito.


2.- The Empty Child (2005)
Si el ambiente de la Segunda Guerra Mundial no es suficiente atractivo, este episodio nos presentaba a un personaje tan mítico que acabaría teniendo su propia serie (demasiado corta, si me preguntan a mí), el gran capitán Jack Harkness, con su abrigo y su ambigua sexualidad, y con el rostro de John Barrowman, un actor que se ha convertido en todo un clásico en las series de televisión en las que aparece (es lo mejor de Arrow en su primera temporada, por ejemplo). El tema de terror con esas máscaras de gas… sólo podía hacer mejor el episodio.


3.- The Girl in the Fireplace (2006)
Una historia tan conmovedora como finalmente terriblemente triste, amenizada por unos villanos robóticos con máscara que ponían nervioso al más pintado. La historia planteaba un romance entre el propio Doctor y Madame de Pompadour, tan sencillo como elaborado en sus continuos saltos temporales a través de una curiosa chimenea que comunica Versalles con una tétrica nave espacial. Steven Moffat empezaba a labrarse un nombre como uno de los mejores guionistas de la serie sobre todo en episodios en solitario como éste. El rostro de Tennant en los instantes finales es de los que te dejan helado por dentro. Una amarga lección de vida para el Doctor.


4 y 5.- Army of Ghosts y Doomsday (2006)
Episodio doble para el final de la segunda temporada, que además nos llevaba al instituto Torchwood y a una lucha contra los cybermen y los invitados de lujo, los Daleks. Ver a las dos razas en conjunto repartiéndose cera ya era motivo más que suficiente para ver los dos episodios, pero también con esas terribles transformaciones de humanos a cybermen que helaban la sangre. Además sabía continuar el viaje a la tierra paralela donde se dejaron grandes amigos y seres queridos, dando cada vez más a la serie esa sensación de continuidad y de universo entero y comunicado. Una pasada, la verdad, aunque lo que uno nunca puede olvidar es ese triste, amargo, demoledor final en Bad Wolf Bay, que nos hacía también darnos cuenta de las pistas que los responsables de la serie nos habían dejado para empezar a desvelar la despedida de Rose de la serie. Las últimas palabras de ambos en la playa y esa música… no se puede decir, ni pedir, más.


6 y 7.- Human Nature y The Family of Blood (2007)
Otra doble ración de Doctor Who para la que, para mí, es la mejor historia en la que participó Freema Agyeman como Martha Jones, la nueva acompañante del Doctor. Un episodio previo a la Primera Guerra Mundial que abordaba el tema de los jóvenes y la guerra con esa escuela/academia militar para chicos, en la que el Doctor se convertía en profesor, olvidando su naturaleza y su vida, para ser simplemente humano, tratando de huir de un grupo de villanos realmente peligrosos. La historia de amor, sencilla y apañada, parece intrascendente hasta que llegan los momentos finales y el Doctor debe enfrentarse, como John Smith, a su propia mortalidad. Ese hombre asustado y temeroso de desaparecer, esa charla con su nuevo amor de despedida cruel, y las medidas que toma el Doctor como venganza son simplemente únicas y mostraban ese lado oscuro del personaje que tanto nos gusta. Además salía Thomas Brodie-Sangster en un papel muy importante. Dos historias, por así decirlo, que trataban temas muy importantes y muy serios, en una serie que siempre se ha catalogado de juvenil o familiar. Una obra maestra.


8 y 9.- The End of Time, Partes I y II (2009 y 2010)
La despedida de David Tennant de la serie en estos especiales que supondrían la presentación de Matt Smith como el nuevo Doctor y la marcha del más grande entre los grandes, el décimo Doctor. Una historia que hacía regresar al Maestro con una trama en la que toda la Tierra se convertía en él, haciendo su victoria completa y total. Pero eso también invitaba a los Señores del Tiempo a regresar, buscando acabar con el propio tiempo y con un líder (interpretado por Timothy Dalton) que era todo aquello que el Doctor había dejado atrás de su raza. Una épica batalla final y una profecía que, pese a todos los intentos, se acababa de cumplir, con una partitura de Murray Gold (sobre todo el precioso tema Four Knocks) magnífica, y un Bernard Cribbins tan humano y cercano que desarmaba en los momentos finales de la aventura, que con todo, permitiría al Doctor despedirse de todos aquellos que le habían acompañado hasta la fecha, antes de regenerarse en Matt Smith.


10.- The Angels Take Manhattan (2012)
La única aventura del Doctor Matt Smith que he incluido en esta pequeña lista personal (ya he dicho que mi favorito es Tennant, no sólo por el actor, sino por las historias que prepararon para el personaje) es esta nuevamente triste despedida, en la que toca decir adiós a Amy Pond (Karen Gillan) y Rory Williams (Arthur Darvill). La presencia de la siempre sensacional River Song (Alex Kingston), los villanos, los terribles Weeping Angels, y las palabras finales de despedida de los personajes hacen este capítulo imprescindible para cualquier seguidor de la serie. O de cualquier serie. Sí, en el fondo soy un blando. Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK