El caso Fischer ****

Agosto 08, 2016
Película interesante con un Tobey Maguire convincente pero superado por Liev Schreiber.

En primer lugar, entiendo que el esforzado y notable trabajo de Tobey Maguire en el papel del ajedrecista Fischer haya llamado la atención de la crítica y se haya llevado de calle todas las flores de los comentarios sobre este largometraje. Y me apresuro a decir ya que efectivamente es de lo mejor que le he visto hacer a este actor, mucho más notable de lo que su interpretación del personaje de Spiderman le ha permitido demostrar. De hecho, quiero aprovechar para comentar que creo que hay actualmente en el cine tres actores que han degustado la miel y la hiel de alcanzar una popularidad un punto tremendista por los personajes que han acabado definiéndoles y atándoles a una etiqueta determinada de cara al público y cuyo talento creo que va más allá de esos registros concretos que no obstante los van a acompañar durante el resto de su vida. Estos tres mosqueteros serían Elijah Wood, que será para siempre ya el Frodo de El señor de los anillos, Daniel Radcliffe, que será siempre Harry Potter, y en el caso de Maguire sería sin duda Spiderman, por lo cual recomiendo ver sus trabajos anteriores al encuentro con el superhéroe de la Marvel en películas como La tormenta de hielo, Pleasantville o Las normas de la casa de la sidra. En estos actores se detecta un encasillamiento de corte reduccionista que oficia como lastre, al contrario de lo que ocurriera por ejemplo con Sean Connery o Harrison Ford, que utilizaron sus papeles como 007 y Han Solo como plataformas profesionales para saltar al estrellato. Incluso el incuestionable talento de Robert Downey Jr. corre cierto riesgo de quedar injustamente anclado al Tony Stark marvelita como demuestra lo mucho que su registro en tal personaje acaba afectando a otros de sus trabajos, como el Sherlock Holmes que interpretó en las dos películas de Guy Ritchie.