El editor de libros ***

Diciembre 06, 2016
Interesante juego de actores a tres bandas entre Colin Firth, Jude Law y Nicole Kidman.

Más que biopic del editor que interpreta Colin Firth, esta película es un buen pretexto para ver en acción a tres máquinas de la interpretación en un curioso juego de triángulo de afectos retorcidos que es lo mejor de la propuesta. Nicole Kidman, está bien interpretando hasta llegar casi al exceso a esa mujer despechada de afecto y celo desatado ante el editor de libros del título, Max Perkins, al que da vida su compañero de otras peripecias sentimentales, Colin Firth. Entre ambos, haciendo de eje, encontramos a un Jude Law enérgico, que intenta meterse en la piel de Thomas Wolfe, pero en realidad saca adelante más bien una caricatura del complejo escritor que no llega a estar a la altura de la construcción del personaje de F. Scott Fitzgerald que hace brillar en un segundo plano y esporádicamente ganándole un protagonismo que no le corresponde por el desarrollo de la trama, a Guy Pearce. Es llamativo que lleguen a resultar más interesantes los breves encuentros entre Fitzgerald y Perkins y Fitzgerald y Wolfe que toda la relación de afectos y desafectos entre Perkins y Wolfe que se despliega como epicentro del relato. Diré más: incluso me interesa más el duelo que sostienen las dos féminas del reparto, Kidman y Laura Linney (una mujer con magia ante la cámara), por breve y puntual que sea.