Posiblemente la competición musical más conocida y vista del mundo, esa que España lleva décadas sin ganar y que genera tanto movimiento en redes sociales durante su emisión en primavera, además de ser una fuente interminable de memes. Eurovisión tiene tanto de espectáculo, evento y fiesta como de concurso, y el punto de comedia está siempre presente, voluntaria e involuntariamente.