Crítica de la película Los Mercenarios III

Digna sucesora llena de acción y humor, aunque algo inferior a las anteriores. Al menos para quien esto escribe. Luego podremos discrepar todos y debatir sobre gustos, intereses, preferencias o posturas al respecto de una película que, antes de su estreno, ya ha generado suficiente polémica como para que por un lado llene los cines y por otro los vacíe. Polémica que ha ido desde la aparición de la película online en calidad DVD en la red 20 días antes del estreno a la supuesta (pero muy supuesta) mofa que hace de la Legión el personaje de Antonio Banderas en un momento determinado de la película. No, no hay mofa, se lo garantizo a todos los lectores. Lo que hay es unas ganas enormes de entretener y de hacer un personaje con aire de comedia, pero cargado de drama. Más adelante lo explicamos con detalle.

Por otro lado también se ha hablado mucho de la ausencia de sangre en la película debido a la rebaja que querían los productores, de la temida R (que incluye sangre y vísceras a gogo, desnudos y tacos en inglés y a las que sólo pueden acceder mayores de 17 años o menores acompañados), al PG13 de esta película, que permite al público adolescente llenar las salas pero que reduce el nivel de sangre en la película a casi nada. Algo que tampoco está mal ni afecta a la trama, ni perjudica a las escenas de acción. Además, se supone que cuando se estrene como es debido en el mercado de vídeo tendremos la versión más explícita. Pero, qué quieren que les diga, no es algo imprescindible. La acción llena la pantalla, hay tiros, muertos y explosiones como para llenar diez películas normales y sigue siendo tan trepidante como las anteriores. En algunas cosas incluso más.

Tampoco entiendo las críticas negativas que está recibiendo la película en Estados Unidos y por parte de algunos fans que la basan en la ausencia de sangre y en lo poco original del guión y el desarrollo de la trama. ¿En serio? ¿A estas alturas? De nuevo, alguno entra despistado a la sala y se cree que va a ver Shakespeare o algo por el estilo. Son Los Mercenarios, es cine de evasión pura que homenajea al cine de acción de los ochenta, aunque la sensación que uno tiene al ver la película es que en esta ocasión es más deudora de los 90 que de la década anterior. Mayor presupuesto, menos explícita, más espectacular, más concebida para el gran público que sólo para los amantes de la acción. Que al final es de lo que se trata. De que un género como éste siga teniendo su nicho en la taquilla y entre el público, que cada vez tiene menos posibilidades de ver este tipo de cine en la gran pantalla. Acción pura y dura, sin aventuras, sin cómics, sin más que tiroteos, explosiones, artes marciales, vehículos y similares. Todo junto en la misma película. Merece la pena pagar la entrada y merece la pena ver la película en una sala de cine.

La trama trae a Barney Ross y sus chicos un villano del pasado, desconocido para nosotros, y antiguo miembro del grupo, supuestamente muerto. Barney siente que sus amigos pueden morir si quieren vengarse del sujeto, así que decide formar un grupo de jóvenes Mercenarios para atrapar al sujeto en una misión suicida en la que las cosas no salen como se esperaba. El director australiano casi debutante (es su segunda película) Patrick Hughes, sabe cómo presentar la película con dos escenas de acción sensacionales que, además, introducen a tres personajes y actores queridos por todos como son Wesley Snipes, brutal incorporación, esperemos que sigan sacándole partido, Mel Gibson, villano de la función y el rey en lo suyo, y Harrison Ford, tomando el papel de Bruce Willis en las anteriores como intermediario de la CIA, con mucho humor y socarronería.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Los mercenarios ***

Agosto 13, 2010

Los Mercenarios es una de las películas más peculiares de este año, sin lugar a dudas. No sólo porque sea una producción atípica, que ya lo explico algo más adelante, sino porque es un regreso a un tipo de cine que hace cosa de 25 años arrasaba en la taquilla y que hoy en día es poco más que parte de la memoria histórica cinematográfica. El cine de los héroes de acción tipo Stallone, Chuck Norris o Steven Seagal. Tipos duros, violentos, sujetos a un estricto código ético y resueltos a enfrentarse a un ejército entero ellos solitos sin recibir apenas un rasguño.

Películas como Acorralado, Invasión USA, Comando, Duro de Matar, Desaparecido en Combate, Cobra... Todas ellas pertenecen a los gloriosos años dorados de un subgénero que vivió su momento de gloria desde finales de los años setenta a finales de los ochenta, cuando La Jungla de Cristal y Arma Letal irrumpían en la taquilla con un nuevo tipo de héroe de acción más cotidiano y de andar por casa, más humorístico y que sangraba más a menudo e incluso podía morir. Algo que a Stallone (excepto quizá en Acorralado) nunca se le pasaría por la cabeza.

Por supuesto que es Stallone quien trae de vuelta a ese tipo de héroe duro, experto en matar de mil maneras distintas, prácticamente invencible sin importar el número de enemigos o su potencia de fuego... Vamos, realismo en estado puro. Evidentemente la gracia del invento está en no tomarse nada ni a nadie en serio, y Stallone y sus mercenarios (aunque me gusta bastante más su título original, The Expendables, Los Prescindibles) se dedican al asunto con un sentido del humor y una profesionalidad envidiables.

los mercenarios 1

Hay un momento de la cinta en el que todo este teorema sobre el cine de acción de los ochenta es expuesto y se revela al espectador con un más que fantástico sentido del humor. Por supuesto se trata de la escena entre tres de los iconos de ese cine, Bruce Willis(quizá el hombre que acabó con el género), Schwarzenegger y el propio Stallone, en una iglesia. Las continuas bromas, referencias y puñales que se lanzan entre los tres sirven no sólo para hacer reír al espectador a carcajadas, sino para desmitificar ese tipo de cine y dar a la cita el tono perfecto. Y funciona a las mil maravillas, como el resto de la película.

Desde los primeros dos minutos, cuando Dolph Lundgren abre fuego sin previo aviso, partiendo en dos, literalmente, a un enemigo, la cinta se convierte en una sucesión de chistes autoparódicos (la calva De Jason Statham, la altura de Jet Li, lo acabado que está Lundgren, el aspecto de Stallone, lo grillado que anda Mickey Rourke...) y escenas de acción muy bien rodadas por el director, guionista y actor, y perfectamente llevadas a cabo por sus protagonistas.

Esa es otra de las virtudes de la cinta. Sus protagonistas. Un grupo de rostros populares que se embarcan en un proyecto que bien podía haber protagonizado cada uno de ellos con un grupo de desconocidos en una producción directa a video (quizá en el caso de Li o Statham estrenada en cines), pero que juntos suponen una gran mezcla de viejas glorias y nuevas estrellas haciendo lo que se supone que este tipo de películas tienen que hacer. Que el espectador se lo pase en grande y punto.

Los Mercenarios 3

Como decíamos al principio, no sólo supone Los Mercenarios una película más propia de los ochenta por el género que trata, sino que es una de las películas más atípicas del año por cómo refleja la violencia. En el universo light y de buen rollito en el que vivimos, donde los malos son neutros y con grises por todas partes en su manera de actuar, los muertos se mueren poco y con ninguna sangre, y las mujeres son de armas tomar (este último punto no es nada malo en absoluto, se aprecia muchísimo que la mujer tome un papel relevante en el cine de acción), Los Mercenarios nos lleva al otro polo, ese que ya casi nunca se ve.

Creo que deberíamos revisar de nuevo la última entrega de Rambo para encontrarnos un gran estreno con tanta cantidad de sangre, vísceras, violencia e incorrección política por metro de celuloide. Las tripas salpican la pantalla, las cabezas explotan y las extremidades vuelan por la pantalla. Los malos son muy, muy malos y sólo se les conoce por sus atrocidades, y las mujeres son meros floreros de enorme belleza a los que hay que liberar del infierno. Si pueden ver la versión original, ojo a los villanos hablando un horroroso castellano en su mayoría, algo que parece que está hecho a propósito y que sigue la línea de incorrección política que mencionábamos (¿a quién le importa respetar un idioma que no sea el propio?).

LosMercenarios_01

Y quien no esté dispuesto a aceptar esas reglas del juego, que busque otra sala y otra película. Esto es cine lleno de testosterona y punto.

A cambio la película ofrece algunas de las escenas de acción rodadas con mayor solvencia y elegancia narrativa del año. La pelea en la cancha de baloncesto, la persecución en las calles de la isla, el excelente tiroteo final... Todo ello consigue que disfrutemos de Los Mercenarios como lo que es, y nada más. Cine de acción ultraviolento con el guión justo para llevarnos de una secuencia de acción a otra. Pero, a fin de cuentas, tan exagerado, previsible e hipertrofiado (grandes músculos, grandes armas, grandes explosiones...), que resulta inofensivo.

Claro que podían haberse mejorado muchas cosas. Pequeños detalles. Como ese guión que Stallone dice haber reescrito 100 veces pero que más parece que se fusiló en un puente aéreo, esos personajes de cartón piedra, esa historia absurda... Pero, claro, entonces ya no serían Los Mercenarios de Stallone. Sería otra cosa. Y no tendría el mayor número de cadáveres de todo el verano.

Un consejo. Dejen los prejuicios en casa. Vayan a verla. Disfrútenla.