×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115
Para los más románticos y fans incondicionales de Moccia. La película es una revisión de la novela de Federico Moccia que, sólo en nuestro país, ha vendido 2 millones de ejemplares. Lo que me lleva a pensar por qué Telecinco, que produce el invento, no le está dando más bombo en todas sus cadenas para intentar llenar los cines. No creo que nadie se extrañe si decimos que la película es un intento de repetir el éxito de 3 metros Sobre el Cielo o Tengo ganas de ti, basadas también en el trabajo de Moccia, en el cine en nuestro país. Historia romántica que, sinceramente, siempre me preocupó un poco por su trama, que más parece la fantasía de un madurito.

También hay versión italiana de esta película, y esta vez vengo preparado. He leído la novela y he visto la película y su secuela italianas. Ésta es mejor en muchas cosas, pero eso no la salva de fallar en algunos de los momentos claves de cualquier película. Sobre todo en lo que respecta a historia y guión, algún personaje que no cuadra, y algún momento que bordea el ridículo, pero que ya estaba en la novela, tampoco se puede pedir más. Sigue siendo la historia de una chica de 17 años y un hombre 20 años mayor que cree tener la vida atada, pero se equivoca, y que por azares del destino se conocen y se enamoran, sin poder evitarlo, pese a todos los problemas que eso les acarreará.

En primer lugar no se puede más que agradecer la presencia de Paloma Bloyd, la Niki española. Es imposible no enamorarse de un personaje que es un torbellino, lleno de vida, de cosas que contar, de imaginación. De vida. La pareja protagonista funciona, y eso hace que la película se vea sin problemas, sobre todo cuando se han quitado subtramas de la novela y la película italiana (el detective privado que era quien contaba la historia allí, el amigo fiestero y gran parte de sus historias…) y se aprovecha muy bien Barcelona, además de que la película no aburre… pero tampoco emociona nunca.

Ya sea por exceso de babas innecesarias, ya sea por momentos absurdos (te dejo, te vuelvo a querer, ahora sí pero no… en un plazo de 5 minutos y sin ningún motivo aparente). Ya sea porque “las Olas” no son el verdadero núcleo de la historia. O porque recortando subtramas, varios personajes quedan desdibujados, vacíos, inertes. No importa lo que se esfuercen los actores, o lo que cuide la imagen el director, a la película le falta la garra de un guión y una historia potentes, pero tampoco es su culpa del todo, la novela ya era así. Y le falta la rabia, el presupuesto y la chulería que tenía 3 Metros sobre el Cielo. Así que, si son románticos incurables o fans del escritor o alguno de sus actores, vayan a ver la película. Si no… pueden pasar. Por cierto, ¿por qué han cambiado los caramelos La Luna por perfumes? No lo llego a entender… Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine