×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 104

La película de Star Wars de Obi-Wan Kenobi pasaría a ser rodada en algún momento de 2019 en Irlanda del Norte por George Lucas.

Ha sido una de las noticias bomba del fin de semana, aunque no hay forma de saber si es cierta o no. No, no es un rumor, porque ha sido el ex ministro de exteriores británico y antiguo alcalde de Londres quien lo ha hecho público hace apenas unas horas, tal y como recogía The Spectator, en un discurso en una conferencia en la que anunciaba sin problemas que el lugar que George Lucas había elegido para rodar el spin off de Obi-Wan Kenobi era Irlanda del Norte. ¿Es cierto o hay gato encerrado?

Los estudios Disney dan otro paso para forjar un monopolio cinematográfico sobre las franquicias más rentables del cine en los últimos años. Disney ha abonado a Paramount una cifra para poder rodar y comercializar nuevas películas de la saga de Indiana Jones. Los derechos de las cuatro primeras entregas de la saga, dirigidas todas ellas por Steven Spielberg y protagonizadas por Harrison Ford, siguen siendo de Paramount, que podrá continuar explotándolas. Además dicho estudio recibirá una cantidad a modo de comisión por los beneficios de las nuevas películas que puedan producirse en el seno de Disney.

La franquicia de Indiana Jones ha generado hasta el momento 1,9 mil millones de dólares de beneficio en todo el mundo. Junto a su gancho en la taquilla, Disney valora muy positivamente la posibilidad de explotación del personaje en mercados paralelos, para lo cual los planes de la productora consisten en poner en marcha el rodaje de un nuevo largometraje con el buscador del Arca perdida, aunque por el momento no han aclarado si será una nueva secuela o un reboot del personaje y su mundo en toda regla. De momento Harrison Ford, que está muy interesado en repetir en el personaje, Steven Spielberg y George Lucas tienen la palabra respecto a cómo podría continuar la explotación de la franquicia, pero todo indica que Disney tiene también pensado poner en marcha una nueva serie de televisión sobre las aventuras del personaje, y naturalmente junto a esos planes de explotación audiovisual más tarde llegaran nuevos videojuegos, figuras coleccionables, juguetes y posiblemente nuevas incorporaciones en las atracciones de los parques de la compañía.

Sea como fuere, hay dos cosas que deberán plantearse tarde o temprano. La primera es cómo van a formular la participación de Harrison Ford en esos planes, dado que no es precisamente un chaval y tiene ya una edad provecta como para que sea difícil mantenerle en la brecha a pleno rendimiento físico en aventuras trepidantes como las que son propias del personaje. Dicho esto la segunda duda, derivada de la anterior, es si tendrán que plantearse un relevo generacional retrocediendo argumentalmente en el tiempo a algún momento de la juventud del personaje, cosa que ya hiciera la serie de televisión producida por Lucas en los años 90 con Las aventuras del joven Indiana Jones, que protagonizó Sean Patrick Flannery. En ese sentido, la peor alternativa, vista la cuarta entrega de la saga, Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, de 2008, es buscarle heredero a Indiana en el personaje de su hijo, especialmente si ese hijo está interpretado por Shia LaBoeuf… Quien esto escribe cruza los dedos para que se planteen este negocio de manera similar a como se ha planteado J.J. Abrams El episodio VI de Star Wars, esto es: fichando al guionista de la mejor entrega de la saga original, que además es el mismo de En busca del Arca perdida: Lawrence Kasdan.

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK