Acantilado ***

Junio 01, 2016
Otra muestra interesante de cine policíaco español con intriga garantizada

El paisaje canario sirve como telón de fondo de una bien orquestada y narrativamente bien construida intriga en la que lo primero que me ha sorprendido positivamente ha sido el trabajo de Goya Toledo y Daniel Grao y el excelente pulso con el que Helena Taberna, que ya había tocado un palo similar con su película Yoyes, navega por la temática policial sin por ello descuidar las características no genéricas y más mainstream de la historia que nos cuenta. Taberna traslada a la pantalla la novela de Lucía Etxebarría sobre una variante de protagonismo compartido que le permite abordar los distintos aspectos y subtramas, las historias que construyen el conjunto de intriga viajando más allá de la intriga central -¿por qué se distanciaron los dos hermanos?-, que significativamente no llega a resolverse. Se plantea esa pregunta, por qué, pero no se le da respuesta realmente, posiblemente porque es una incógnita que no es fácil despejar, como tantas otras incógnitas esenciales de nuestras vidas, mucho más esquivas en su resolución que las intrigas dl cine policíaco propiamente dicho.