No parece el más posible de los directores para una secuela de este estilo, pero la primera parte de la franquicia ya fue dirigida por Marc Forster, que si bien había dirigido Quantum of Solace, lanzó su carrera con un tipo de cine totalmente distinto como Descubriendo Nunca Jamás, Más Extraño que la Ficción o Monster’s Ball. Así que, ¿por qué no iba Fincher a hacerse cargo de la película? Sobre todo si tenemos en cuenta que está protagonizada y producida por uno de sus actores fetiche, Brad Pitt, con el que ha trabajado en tres ocasiones anteriormente. Al menos eso asegura Variety en exclusiva, que indica que hay una propuesta en firme de Paramount y SkyDance para que Fincher se haga cargo de la película y que las negociaciones, según fuentes de Variety, están mucho más avanzadas de lo que podría parecer. No se trata de una primera toma de contacto.