Green Room ****

Junio 06, 2016
Excelente thriller cargado de tensión y violencia desatada. Una película pequeña, desconocida por muchos, pero con una fuerza en sus imágenes y lo que plantea que la convierten en una grata sorpresa para los aficionados al cine de género y aquellos que no tengan el estómago sensible, porque la película tiene varios momentos gore realmente potentes, consiguiendo un efecto de impacto en el espectador que funciona muy bien. En lugar de abusar del gore, algo que lo convierte en cómico lo quieran los responsables o no, las pinceladas son las justas y necesarias para que el espectador quede en shock y sienta el peligro por el que pasan los personajes en un ambiente realmente hostil, luchando por su supervivencia a cada instante.

La trama nos presenta a un grupo de punk de tercera que sale de su último concierto sin dinero y con el ánimo por los suelos. Pero les ofrecen una nueva oportunidad decentemente pagada en un remoto antro al que van skinheads, un público con el que el grupo está habituado a lidiar, por lo que aceptan. Pero cuando el concierto termine, el grupo será testigo de algo que no debía ver, y la lucha por sus vidas comienza… algo que les lleva a encerrarse en la Green Room del título, y que va haciendo subir la tensión hasta que se alcanza un más que satisfactorio final, con un reparto que está magnífico durante toda la película.