Inmersion ★★★

Abril 04, 2018
Wim Wenders menor con buenas intenciones visuales pero devorada por su ambición.

Indiscutibles como actores James McAvoy, Alicia Vikander y Alexander Siddig, no cabe sino preguntarse por qué con ellos a bordo la última película de Wim Wenders no nos acaba de atrapar como otras de este mismo director. Imposible discutirle a Wenders sus planos. Su idea de cómo debe contarse una historia en imágenes. Pero nuevamente es víctima de su ambición por hacer una película más grande que los propios hechos que retrata. El fenómeno no es nuevo en el cine de este director crucial para entender el cine en la segunda mitad del siglo pasado pero que cada vez parece estar más lejos de sus obras maestras (El amigo americano, Relámpago sobre el agua, El estado de las cosas, París Texas, Cielo sobre Berlín, Tan lejos, tan cerca…). Le ocurre aquí como le ocurriera en Todo saldrá bien, pero por distintos motivos, que ya expuse en mi crítica de aquella en esta misma página, sigo pensando que la obra de Wim Wenders sigue aportando un necesario contenido de reflexión y aporte de cine más literario a la cartelera que puede no ser del todo comprendido por el público actual, pero sigue siendo interesante para completar la cartelera con opciones distintas a las dominantes en este periodo que estamos viviendo actualmente.