La Viuda ★★

Mayo 18, 2019

Crítica de la película La Viuda

Neil Jordan apenas es reconocible presa de un guión totalmente entregado a nos tópicos de una intriga poco original.

Tan previsible y repetitiva como el metrónomo que juega un papel ingenuamente esencial en el desarrollo del tramo final de la historia. Así es el último largometraje dirigido por el que en otros tiempos fuera un director interesante por su inventiva a la hora de abordar los géneros. Neil Jordan cuenta en su haber con películas como Entrevista con el vampiro, con la que sacó del terror de consumo hijo del bestseller literario del mismo título claves de reflexión que fueron a su modo pioneras en actualizar la función del cine como reflejo de los cambios sociales respecto al abordaje de la sexualidad en la pantalla grande. Otro tanto puede decirse de su reinterpretación del cuento de Caperucita Roja desarrollada para En compañía de lobos. Y lo mismo en el abordaje y reformulación de la arquetípica mujer fatal del cine negro que hizo en Mona Lisa y Juego de lágrimas. Basta con echar un vistazo a Crepúsculo poniéndola frente a Entrevista con el vampiro, o poner la igualmente floja, y muy heredera de Crepúsculo, Caperucita roja frente a En compañía de lobos para percatarse de lo bien que trabajaba Jordán sus incursiones en los géneros y sus estereotipos.

Precisamente por eso resulta aún más frustrante y decepcionante este dócil viaje por la intriga en torno al acoso y la soledad que nos propone en La viuda. ¿Qué demonios te ha pasado, Neil Jordán? Tú antes molabas.