22 de Junio de 2015

James Horner fallece víctima de un accidente en su propia avioneta en California

El cine está de luto. Un genio de la composición de bandas sonoras se va muy pronto y con mucho aún por aportar a la gran pantalla y a nuestras emociones. Crecimos con su arte, con joyas como Willow, Cocoon o Rocketeer. James Horner era un genio con voz propia y todo un soplo de aire fresco en el mediocre panorama actual que vive la música para películas. El compositor amaba volar y nos ha dejado mientras pilotaba una de sus avionetas. Su música siempre albergará una gran parte de nuestros corazones. Joyas como Braveheart, Leyendas de Pasión, Star Trek II o El Hombre Bicentenario (entre otras muchas) seguirán siendo melodías que nos emocionen en los años venideros. Es una tragedia que un genio de tal calibre no pueda seguir regalándonos las obras de arte a los que nos tenía acostumbrados. Era un privilegio que se nos acaba de repente, pero por suerte contamos con toda una discografía maravillosa de la que disfrutar para siempre. Nunca le olvidaremos.

Sergio Hardasmal

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine