Crítica de la película Jefa por accidente

Jennifer Lopez ejerce de superestrella latina, en esta floja comedia de Peter Segal.

La superación constante para conseguir las metas propuestas es un tema que suele encantar a la industria audiovisual estadounidense. Ya sea en formato de telefilme vespertino o de película cinematográfica con aires de libro de autoayuda, los nacidos en la nación de las barras y estrellas tienen una fijación casi freudiana, por alcanzar el éxito en sus distintas facetas existenciales (la profesional y la familiar, principalmente). Jefa por accidente (título poco afortunado pergeñado a partir del original, Second Act) es fiel a esa filosofía de manual rutinario y proactivo, que vierte sus enseñanzas sobre el personaje de Jennifer Lopez: una experta en ventas llamada Maya, que quiere progresar en su trabajo.