Crítica de la película Los Nuevos Mutantes

Simpática y entretenida, pero pudo ser mucho más.

     En las tripas de la película de Josh Boone hay encerrada una nueva forma de entender el género de superhéroes que no termina de salir a la luz porque, tras dos años de retrasos por uno u otro motivo, la película está evidentemente recortada para que dure poco más de 90 minutos y todas sus piezas encajen. Para mojar los pies en la orilla, pero nunca zambullirse en las aguas que plantea. ¿Es una película de terror? No, sigue siendo cine de aventuras y sus elementos de terror acaban diluyéndose debido a ese montaje. ¿Es mala película? Ni por asomo, pero siempre queda la sensación extraña de lo que pudo ser. De imaginar qué escondía realmente Los Nuevos Mutantes en su interior.

A unas semanas de que se estrene finalmente la película, su director asegura que no ha habido ningún tipo de rodaje adicional en Los Nuevos Mutantes.

Dos años y medio más o menos, han pasado desde el lanzamiento del primer tráiler de Los Nuevos Mutantes. Han sido 30 meses de retrasos, rumores, problemas y complicaciones que terminarán en abril, cuando finalmente se estrene la película. Durante mucho tiempo se habló de reshoots, de un primer montaje rechazado por completo, y de problemas entre Fox y el director, Josh Boone, pero parece que todo tenía más que ver con la compra de Fox por parte de Disney que involucraba a una de las piezas más deseadas por Disney, los mutantes de Marvel, y cuyo estreno era problemático estratégicamente. Ahora, Boone, ha contado lo sucedido en una entrevista con Entertainment Weekly.