Crítica de la película El regreso de Ben

Julia Roberts y el joven Lucas Hedges demuestran sus indudables dotes interpretativas, en esta crónica familiar que firma el ingenioso Peter Hedges (padre de Lucas).

En no pocas ocasiones, los dramas familiares son las mayores tragedias que se pueden localizar en el contexto de los argumentos tendentes al naufragio emocional. De muchos es conocida la frase de León Tolstói, incluida en el demoledor comienzo de Ana Karenina, sobre el hecho constatado de que en la felicidad todas las familias se parecen, y solo se distinguen en la desgracia. Una sentencia que el reputado guionista y director ocasional Peter Hedges toma prestada de manera un tanto particular; retorciendo su engranaje a base de palabras enfrentadas y silencios prolongados, para dar con una historia de lucha continua y esfuerzos por mantenerse en pie.

Money Monster ****

Julio 05, 2016
Mi favorita del fin de semana: suspense bien construido a tres bandas y con gran dinamismo.

Jodie Foster vuelve a destacar como directora por su facilidad para contar historias de género que en otras manos serían víctimas del tópico pero en las suyas consiguen salidas interesantes y con aportaciones de eficacia narrativa y toques personales de dirección muy sólidos.

Sobre el papel Money Monster tenía todas las papeletas para ser una trama de intriga del montón y empantanarse en el tópico, pero no es así. El guión y la directora le buscan tres pies al gato con gran eficacia y una competente resolución visual que no reniega de la fórmula genérica a la que pertenece ni de su clara explotación del estrellado de sus protagonistas pero además incluye algunos momentos realmente notables. Cada vez que el relato parece ir camino de estancarse, un nuevo giro le insufla nueva vida, de manera que no hay callejones sin salida, a pesar de que, sobre el papel, todo el relato era un callejón sin salida.