Crítica de la película Wonderland

Keiichi Hara crea una colorida y entretenida historia, pero poco imaginativa

Cuatro años después de su último trabajo cinematográfico, el director Keiichi Hara vuelve a las andadas con un nuevo proyecto animado que resulta entretenido, pero que a su vez cuenta una historia que ya hemos visto anteriormente en otras cintas y cuentos. The Wonderland, como su propio nombre indica, se trata de un viaje a un mundo maravilloso donde los habitantes conviven con la alquimia y la magia. Akane, la protagonista de esta historia, será la que pondrá rumbo a este mundo a través de un portal localizado en la tienda de su tía, personaje que acompañará a la joven en este viaje. A ellas se les unirán el alquimista Hippocrates y su estudiante Pipo, personajes del otro mundo y creyentes de que Akane será la salvadora de este tras estar pasando un periodo de sequía que está haciendo sus estragos.

Lo cierto es que ya solo con el argumento nos encontramos con un relato que parece que ya nos han contado antes, y no es que lo parezca, es que es así, porque al fin y al cabo estamos ante una historia que hemos podido ver en Alicia en el País de las Maravillas o en El viaje de Chihiro por nombrar una cinta animada japonesa. Poco puede sorprender al espectador, excepto por un pequeño giro que puede pillar desprevenido. Lo interesante hubiese sido incluir personajes carismáticos a los que se les sacara provecho, pero a excepción de algunos, como el Alquimista y Pipo, el resto no están demasiado bien aprovechados o no interesan porque pasan de ser a priori importantes, a estar fuera de la historia. La protagonista, que debería ser el pilar fundamental de la película, resulta algo repelente desde el momento que aparece. De hecho, su tía cae incluso mejor a lo largo de la cinta a pesar de que en su primera aparición parece que va a ser el personaje odioso. Los malos están bastante bien, pero es cierto que a ambos se les podía haber dado más metraje, porque son los más interesantes junto a los otros dos personajes ya nombrados.