Crítica de la película La Corresponsal

Interesante película biográfica cuyo verdadero tema es el heróismo de las víctimas de las guerras.

Has visto más guerras que muchos soldados”. Eso es lo que le dice uno de sus colegas a la protagonista de esta película basada en personaje y hechos reales. Y desde esa experiencia como corresponsal de guerra que tiene el personaje central, la película consigue, sobre todo en su parte final, su tercer acto, cuidadosamente preparado en el resto del metraje, conducirnos hacia una reflexión esencial para entender realmente el mundo en que vivimos. Los verdaderos héroes de cualquier guerra son los civiles que luchan por sobrevivir y sufren como trágicos daños colaterales de los combates entre los ejércitos.

Que el cine haya dedicado todo un género, el bélico, ha hablar de la guerra, debería ser ya suficientemente significativo a la hora de pensar y definir cómo entendemos la guerra a modo de entretenimiento o panfleto para la recolección de arranques patrióticos de salón. Pero incluso cuando esas películas bélicas se empeñan en postularse como propuesta antibelicistas, el soldado, los soldados y las figuras militares ocupan en el 95 por ciento de los casos el protagonismo, desde una perspectiva que queda total e inteligentemente desarticulada por este largometraje en el que se nos dice, se nos demuestra o se nos recuerda, por si acaso lo olvidamos, claramente, sin paños calientes, que los verdaderos héroes de las guerras son todos esos civiles que luchan cada día por sobrevivir y superar sus pérdidas y su dolor entre cascotes, balas y bombas.