Crítica de la película La búsqueda de la felicidad

Una notable Gemma Arterton encuentra pista para lucirse visitando el horror de lo cotidiano. .

La búsqueda de la felicidad nos sumerge totalmente en la monótona y asfixiante existencia cotidiana de una madre de familia que le proporciona a Gemma Arterton la posibilidad de brillar como actriz en un trabajo interpretativo más sutil y exigente de lo que pueda parecer en un primer término. Ella es la principal baza de esta especie de monólogo sobre la nada donde el drama parece empeñado en convertirse en trama de horror cotidiano, el horror de descubrirse de repente en una vida cotidiana que odias, que te frustra, te amarga, te cansa y te somete a la angustia.