Last Christmas ★★★

Noviembre 26, 2019

Crítica de la película Last Christmas

Sentimental y divertida aproximación a la música de Wham! y George Michael, a través de una historia tintada con un desbordado espíritu navideño.

Tras los pasos de Love Actually y ¡Qué bello es vivir!, Paul Feig idea esta comedia romántica plagada de cromatismo invernal, donde las diferentes situaciones aparecen envueltas en la melódica voz de George Michael, mediante la escenificación de algunos de los hits más señeros de su carrera musical.

Ambientada en el Londres del Brexit y de la amenaza de la xenofobia provocada por grupos de extrema derecha, la trama sigue la estela de Kate (Emilia Clarke): una eterna aspirante a cantante, que se siente impulsada desde niña por la música y el talento de George Michael. La joven trabaja en una tienda de artículos navideños, mientras intenta salir airosa de las frustrantes audiciones a las que acude. Con una vida un tanto desastrosa y sin muchos apoyos emocionales a los que recurrir, un día se presenta en la tienda Tom (Henry Golding): un muchacho con una perspectiva existencial completamente diferente a la de Kate, motivo por el que la chica comienza a sentir que hay un hilo de unión entre ambos. Poco a poco, la realidad de la protagonista toma un giro novedoso, que le hace darse cuenta de las cosas que son verdaderamente importantes, y a las que no ha prestado la debida atención.